Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNICACIÓN

Quiero se prepara para liquidar la empresa tras perder casi 400 millones

Los socios están 'hartos' de poner dinero

'Si es más costoso liquidar la compañía que malvenderla, se venderá. Si no, se liquidará', admiten fuentes de Auna, conscientes de que 'la liquidación no es incompatible con la venta'. Los socios de Quiero no están dispuestos a mantener el actual ritmo de pérdidas (24 millones de euros al mes), que se une a los 216 millones del año pasado y a los 85 millones acumulados el anterior. En dos años de actividad, los accionistas cifran sus pérdidas en alrededor de 400 millones de euros.

Quiero ha intentado hacerse un hueco entre las dos plataformas de pago (Canal Satélite y Vía Digital), pero ha chocado con un mercado demasiado estrecho. En sus dos años en antena ha enganchado a 120.000 abonados. En este contexto, los socios creen, según las citadas fuentes, que 'el negocio es inviable económicamente'. El plan de negocio apostaba por alcanzar un millón de abonados en 2004, fecha fijada para el equilibrio financiero. Algunos socios optan ahora por liquidar la compañía y renunciar a la licencia concedida por el Consejo de Ministros en junio de 1999. Otros, como Media Park, se inclinan por la venta a cualquier precio. Pero a la vista no hay compradores. En el último año y medio, Quiero ha mantenido conversaciones con varios grupos (Skandia, Bouygues, Telefónica), pero ninguno ha puesto sobre la mesa una oferta 'en firme'.

La Junta General de Accionistas de Quiero, convocada para el próximo día 25, tomará la decisión de liquidar la compañía, solicitar la resolución de contrato y devolver la licencia si hasta esa fecha no ha aparecido comprador.

Crisis en la británica ITV

La crisis de la plataforma española corre paralela a la que atraviesa ITV Digital. El Alto Tribunal británico concedió ayer una semana más para que los propietarios de la cadena, Carlton y Granada, intenten llegar a un acuerdo con la Liga de fútbol británica, con relación a la polémica levantada por el contrato por los derechos de transmisión, informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de abril de 2002