Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AULAS

Sevilla, Málaga y Córdoba optan por el grado superior de Danza

La indecisión de Educación sobre qué conservatorio ofrecerá el mayor nivel aumenta la incertidumbre de los alumnos

La adaptación a la LOGSE continúa su camino sin esperar decisiones políticas. El próximo año, Andalucía ofrecerá obligatoriamente y por primera vez el grado superior en las enseñanzas de danza. No obstante, la Consejería de Educación todavía no ha decidido cuál de las seis ciudades que cuentan con un Conservatorio Profesional de Danza (Sevilla, Málaga, Córdoba, Almería, Granada y Cádiz) asumirá el último ciclo de las especialidades de danza clásica y española. La rama de danza contemporánea no se imparte como especialidad en Andalucía, sino como asignatura complementaria.

La decisión se hace esperar pese a que crece el malestar entre los alumnos. Estos lamentan la incertidumbre de no saber si tendrán que desplazarse o podrán finalizar en su propia ciudad una carrera que se prolonga 14 años: grado elemental (4 años), nivel medio (6) y grado superior (4).

Sevilla, Málaga y Córdoba son las ciudades que cuentan con más posibilidades de asumir el ciclo. Sevilla y Málaga coronarán este año las dos primeras promociones del grado medio en sendas modalidades. En ambas ciudades hay matriculadas dos personas en clásica y otras cinco en española.

La adaptación en Córdoba, Almería, Granada se queda un curso por detrás, en quinto, por lo que arrastran un año de desfase respecto a Málaga y Sevilla. La aplicación de la LOGSE en Cádiz llega al tercer curso.

El hermetismo de Educación, donde aseguran que la decisión aún no está tomada, choca con el nerviosismo de los alumnos, que en Sevilla, Málaga y Córdoba ya han movido ficha para que el grado superior se quede en sus respectivas ciudades. Córdoba se ve con opciones al contar con 'el centro más antiguo de Andalucía del que han salido casi todos los catedráticos que hoy imparten en la región', asegura un portavoz del conservatorio.

Recelos

Las alusiones a la capitalidad sevillana afloran y los recelos se incrementan ante la esperada decisión de la consejera de Educación, Cándida Martínez. Con el fin del curso a la vuelta de la esquina, Educación debe decidir la ciudad que albergará las enseñanzas, la configuración del profesorado y la confección de las pruebas de acceso. Este aspecto es el que más temor provoca a los estudiantes.

Los alumnos de Sevilla y los padres de estos ya han protagonizado numerosas concentraciones y han mantenido conversaciones con la Consejería en favor de la sede sevillana, que ahora cuenta con 500 inscritos. En el otro lado de la balanza, los alumnos de Málaga han recogido y remitido a Educación 22.000 firmas de apoyo para acoger el grado superior. En su escrito también exponen la ventaja de unas instalaciones inauguradas en enero pasado y que han costado a la Consejería unos 3,5 millones de euros, un centro 'infrautilizado', según el PP.

La situación geográfica de Málaga, en el centro de Andalucía, hace que los equipos directivos de los conservatorios de Almería y Granada vean más factible el desplazamiento de sus alumnos a Málaga para finalizar sus estudios, siempre en caso de que esta ciudad sea designada. En Cádiz prefieren a Sevilla por la cercanía, aunque alaban las instalaciones malagueñas.

La asignación del grado superior a una ciudad u otra no sólo tendrá en cuenta la demanda según el número de estudiantes que finalizan el grado medio, ya que en este aspecto Málaga y Sevilla están igualadas. Un factor a tener en cuenta serán los alumnos del extinto plan de estudios. La directora del conservatorio de danza de Málaga, Esperanza Utrera, asegura que unas 180 personas podrían presentarse a las pruebas de acceso. En el resto de ciudades hay constancia del interés de los que cursaron los antiguo estudios. En Granada y Cádiz estiman que una decena de alumnos del extinto plan pretendan realizar las nuevas pruebas.

'Conejillos de indias'

Las alumnas del último curso del grado medio en la especialidad de danza clásica en Málaga se sienten como cobayas humanas al ser las primeras, junto a sus compañeros de Sevilla, que dieron primero el salto a la LOGSE. Rocío (24 años), María (25), Alicia (26) y Mónica (27), son una sola voz que protesta porque han repetido bailes en tres cursos consecutivos. 'En los cursos sucesivos han subsanado el error', afirma una de ellas. También se quejan de que en Sevilla se hayan impartido las asignaturas complementarias en quinto y sexto de grado medio. 'Aquí, los profesores llegaron cuando quedaba un mes y medio de curso y condensaron la materia en ese tiempo', lamentan.

Las cuatro auguran poco futuro a sus carreras en esto de la danza si el grado superior no se imparte en Málaga. 'Todas trabajamos', aseguran impotentes al haber empezado una carrera sin la certeza de que puedan acabarla en la misma ciudad. 'Es como si tu empiezas a estudiar Periodismo y en el tercer curso te dicen que debes marcharte a otro sitio. No es justo', apostillan.

Descartan el traslado a otra ciudad porque no pueden dejar sus trabajos para entregarse a una profesión en la que es difícil ganarse la vida como bailarinas. El caso de María es más complicado; no es una decisión individual porque está casada. Ella y sus compañeras continúan estudiando con la esperanza de obtener el grado superior, lo que les da el estatus de profesoras y aclara sus dudas laborales en esto de la danza. Están alentadas por la progresiva adaptación a la LOGSE, que hará necesario un incremento en el profesorado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de abril de 2002