Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diputación de Almería media para ayudar a la empresa de una maltratada

La empresa de limpieza creada en Almería por María José Cabrera, una mujer que sufrió malos tratos y que ha dado trabajo a otras 17 personas que han pasado por esa misma situación, atraviesa por problemas de liquidez. Esos problemas provocaron que ayer la mayor parte de las empleadas se negaran a trabajar al no haber cobrado aún la nómina correspondiente al mes de marzo.

El plante de las trabajadoras quedó solventado ayer mismo después de que la Diputación provincial de Almería mediara en este asunto. La diputada del área de Servicios Sociales y Mujer, Ruth García Orozco, confirmó que ayer por la mañana estuvieron realizando gestiones con algunas de las empresas para las que trabaja Cabrera y que lograron que una de ellas se comprometiera a adelantar parte de sus pagos para que la mujer pueda hacer frente a los sueldos de marzo que adeuda a sus empleadas.

Además, la Diputación decidió también conceder una cantidad de dinero, cuya cuantía no fue determinada, a las trabajadoras de esta empresa para que puedan hacer frente a sus gastos más urgentes mientras cobran la nómina pendiente. Ese dinero saldrá del área de Servicios Sociales y Mujer y se concede a fondo perdido, 'para que estas mujeres puedan solucionar sus cuestiones más urgentes', dijo García Orozco.

Igualmente, se les ofreció a los 17 empleados -entre los que hay mujeres víctimas de malos tratos e hijos de éstas- la posibilidad de acudir a los comedores de la residencia de la Diputación como medida urgente ante la situación en la que se encuentran.

Además, la Diputación también ha ofrecido asesoramiento técnico y jurídico a María José Cabrera para que valore cuál es la figura empresarial más adecuada que le posibilite acceder a ayudas o subvenciones para su proyecto. En ese sentido, la responsable de esta empresa (dedicada a limpiar edificios de nueva construcción) anunció que estudia crear una sociedad con algunas de las empleadas que tiene en estos momentos.

La desesperación que durante la mañana de ayer invadió a María José Cabrera al ver que sus empleadas se plantaban se convirtió luego en agradecimiento a la Diputación tras la mediación. 'La única institución que ha salido a pelear conmigo ha sido la Diputación. Pero con el Ayuntamiento estoy muy indignada porque no nos han ayudado', dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de abril de 2002