Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

General Electric, Sener y ACS construirán la planta eléctrica de Boroa

ESB firma el contrato de obras por casi 420 millones de euros

Un consorcio formado por la fabricante de bienes de equipo General Electric, la ingeniería Sener y la constructora ACS se ha adjudicado la construcción de la central energética de Boroa (Amorebieta), cuyas obras se quieren iniciar este verano, por cerca de 420 millones de euros. Su promotora, la firma irlandesa ESB, tiene ofertas para financiar el proyecto de ocho grandes bancos mundiales, entre ellos el BBVA y el SCH.

El contrato de obras para la construcción de la central de ciclo combinado en Amorebieta está suscrito y se hará público en los próximos días por parte de Bizkaia Energía, la firma creada por la empresa pública irlandesa ESB para gestionar la planta en el barrio de Boroa. La principal parte del proyecto, la fabricación de las turbinas de la central, se ha adjudicado a General Electric, según las fuentes consultadas por este diario.

La multinacional norteamericana ha sido una de las cuatro aspirantes a la adjudicación, junto a Siemens, Mitsubishi y Alsthom, que son las firmas especializadas en esta tecnología que utiliza gas natural para producir electricidad. En la fase final del proceso de selección sólo habían quedado General Electric y Mitsubishi, que finalmente quedó descartada.

La dirección del proyecto lo llevará la ingeniería vizcaína Sener, que además participó en la redacción del estudio de impacto ambiental de la planta, mientras que la obra civil recaerá en manos de ACS, la constructora presidida por Florentino Pérez.

La infraestructura se adjudica mediante el sistema llamado 'llave en mano': las firmas seleccionadas se comprometen a entregar la planta a ESB totalmente concluida.

Esta adjudicación permitirá que otra compañía vasca, GEA -ubicada en el municipio vizcaíno de Igorre-, participe en las obras mediante la instalación de todo el sistema de refrigeración y los aerocondensadores. En igual situación se encuentra Babcock Borsig, el fabricante vizcaíno de bienes de equipo, que se encargaría de la construcción de la caldera de recuperación de la planta.

BBVA y SCH

En la financiación del proyecto se han interesado ocho grandes bancos: los dos principales de España, BBVA y SCH, además del Bank of America, el holandés ABN Amro y el alemán Deutsche Bank. Bizkaia Energía pretende cerrar la operación crediticia en mayo, una vez de que disponga de los permisos municipales.

El inicio de las obras está sólo pendiente de las licencias de actividad y obras del consistorio de Amorebieta. El primer permiso ya tiene un informe favorable municipal y está en fase de alegaciones. La licencia de obras, último trámite, se suele conceder de manera inmediata a la de actividad. La promotora espera comenzar los trabajos antes de agosto con el fin de que la planta esté en funcionamiento a finales de 2004 o principios de 2005.

La de Boroa se ha convertido en la más polémica de las seis plantas energéticas proyectadas en Vizcaya, debido a la oposición de los vecinos de Amorebieta. Este domingo se celebrará una consulta popular convocada por la plataforma Zornotza Bizirik, después de que se desconvocase la promovida anteriormente por la alcaldesa, Begoña Azarloza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de abril de 2002