Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Coves confía en triplicar el número de linces con nuevas medidas de conservación

Las iniciativas incluyen la introducción del felino en Alcornocales y una reserva genética

La pervivencia del lince ibérico como especie está en el aire. El Gobierno andaluz aprobó ayer varias medidas que tratan de garantizar su conservación en Andalucía, el único territorio del mundo donde aún se conservan poblaciones viables. Entre las iniciativas, que aspiran a triplicar el número de ejemplares hasta rozar el millar de los años ochenta, destacan la creación de una reserva genética o su introducción en el Parque Natural de Alcornocales, en Cádiz. En total se invertirán 19 millones de euros en los próximos cinco años.

Las medidas, aprobadas ayer en el Consejo de Gobierno, incluye iniciativas de cuatro consejerías (Medio Ambiente, Obras Públicas, Agricultura y Empleo) y una financiación total de 19 millones de euros (alrededor de 3.161 millones de pesetas) que se distribuye en cinco años. Una parte de los fondos proceden del programa Life Naturaleza de la Comisión Europea, que subvenciona el 42% del proyecto de conservación de la Consejería de Medio Ambiente por un importe total de 9,2 millones de euros en el que también colaboran el Ministerio de Medio Ambiente, cazadores y ecologistas.

El objetivo de lo autorizado por el Consejo de Gobierno es evitar la desaparición del lince ibérico, cuya única garantía de supervivencia depende de la evolución de las poblaciones de Doñana y Sierra Morena, las únicas viables de todo el mundo. A pesar de que el número de ejemplares se ha reducido hasta oscilar entre 300 y 400 (la mayoría en las sierras jiennenses de Andújar y Cardeña), la consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, eludió ayer el tono pesimista al señalar que confía en recuperar la población actual hasta acercarse al censo de los años ochenta, que rozaba el millar.

Una de las medidas más novedosas es la creación de una reserva genética para combatir el empobrecimiento de la especie. Con ejemplares que comenzarán a retirarse de las camadas, también se ensayará la cría en cautividad y la traslocación, que consiste en introducir la especie en otros territorios como el Parque Natural de los Alcornocales, en Cádiz, una zona de monte mediterráneo idóneo para el felino y de baja presión humana, a diferencia de Doñana.

Además las medidas de conservación inciden en la mejora del hábitat del lince e incluyen ayudas a los propietarios de terrenos habitados por la especie, que se concretarán a través del título 'finca colaboradora', y obras correctoras en infraestructuras. Coves anunció, además, que el Gobierno impulsará el Pacto Andaluz por el Lince con el fin de implicar a toda la sociedad en la defensa de la especie. 'No es tanto un problema económico como de concienciación social', dijo. La Junta también creará una fundación de apoyo al felino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de abril de 2002