La moda de recomprar acciones propias

La caída de precios tras el 11-S disparó estas prácticas en Francia en 2001

Las compañías francesas recompraron acciones propias por un valor cercano a los 17.000 millones de euros (15.000 millones de dólares) en 2001. La caída registrada en los precios de sus cotizaciones tras los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos incentivó este movimiento, según han explicado fuentes de la Comisión del Mercado de Valores de Francia.

La cifra del año pasado adelantada tiene carácter preliminar. Los datos definitivos no se conocerán hasta el año próximo, según la portavoz de la comisión, Sabine Baudin. El informe detallado sobre las recompras de acciones registradas en el año 2000, y que en conjunto alcanzan un valor de 12.000 millones de euros, va a hacerse público en los próximos días.

Las compañías francesas invirtieron 17.000 millones de euros, 5.000 millones más que en 2000, en adquirir sus propios títulos

France Telecom, SA, la mayor telefónica del país, hizo la mayor recompra en 2000, al adquirir acciones propias por 2.150 millones de euros. Total Fina Elf, SA, que en tamaño es la tercera compañía petrolera de Europa, se situó en segundo lugar con 1.990 millones de euros en recompra de títulos propios, en tanto BNP Paribas, SA, el mayor banco de Francia, quedó tercero con operaciones por un importe global de 1.430 millones de euros.

Las empresas suelen recomprar sus acciones para manejar sus tesorerías, solventar los planes de opciones accionarias y atenuar los altibajos de los precios de sus títulos. En Francia, para poder realizar estas prácticas,las sociedades deben obtener el permiso de la entidad regulatoria y de los accionistas, y éste es válido por un periodo de 18 meses. Las autorizaciones permiten la recompra de hasta un 10% de los títulos.

'Las compañías consiguen la autorización, pero no recompran las acciones necesariamente', explica Baudin. 'Suelen pedir permiso cada año'.

En 2001, 401 compañías consiguieron la autorización para recomprar acciones. En 2000, de las 414 compañías francesas a quienes se autorizó a realizar estas operaciones, sólo 250 llegaron a materializar esta posibilidad por un importe, en conjunto,de 12.000 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 06 de abril de 2002.

Lo más visto en...

Top 50