Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alperi abre al tráfico una calle para evitar la presencia de magrebíes

La vía, en el centro de Alicante, está copada por bazares

Con la singular iniciativa de despeatonalizar la calle San Francisco, en el centro de Alicante, el gobierno del PP, que preside Luis Díaz Alperi, pretende evitar el constante trasiego de inmigrantes ilegales que comercian en la vía pública, según denunció ayer la oposición municipal. El concejal de Comercio, Juan Zaragoza, rechaza esta crítica, y dice que la medida persigue 'la integración comercial' del colectivo.

La apertura al tráfico rodado de vehículos de la calle San Francisco pretende 'ahuyentar y persuadir' a los inmigrantes magrebíes que circulan y comercian en la zona, según denunciaron ayer los concejales del PSPV y EU en el Ayuntamiento de Alicante. 'Esta medida es una barbaridad, y no garantiza la integración', declaró Domingo Martín, edil socialista, quien recuerda cómo el concejal del PP, Juan Zaragoza, dijo que 'si hay coches en la calle no habrá moros'. El edil del PP descartó ayer de plano esta versión, y dijo que con la despeatonalización de esta vía se trata de 'integrar a los inmigrantes legalmente establecidos'. El concejal de comercio del PP reconoció, no obsante, que la circulación de vehículos evitará el trasiego de los inmigrantes que realizan prácticas comerciales supuestamente ilegales.

La medida, acogida de buen grado por los comerciantes del centro, según la concejal de Esquerra Unida, Camino Remiro, es 'un parche, pero no la solución al problema de degradación de la zona'. La concejal lamentó que el PP aplique estas medidas que 'criminalizan' a los inmigrantes.

En esta zona del centro de Alicante, donde se concentran un gran número de comercios regentados por magrebíes, la presión vecinal hizo que el PP en el último pleno aprobara una restrictiva ordenanza reguladora de los locutorios y decretara la suspensión de nuevas licecias comerciales.

El concejal socialista cree que la apertura de esta calle 'no solucionará los problemas de tráfico en el centro, ya que se establece un circuito cerrado que complicará aún más la circulación'. La oposición coincide en calificar este proyecto de 'parche' y critica la actitud del PP hacia los inmigrantes.

Juan Zaragoza, concejal de Comercio del PP, recrimina al PSPV que 'durante sus años de gobierno, cuando el problema de la degradación del centro empezaba a gestarse, no hicieron nada y se dedicaron a dar licencias comerciales en la periferia de la ciudad'. Para el PP la apertura y la reurbanización de esta zona, cuyas obras comenzarán la próxima semana, suponen 'un primer paso' para la integración de este colectivo, y la revitalización comercial de esta isla degrada situada entre las comerciales avenidas de Alfonso el Sabio y Maisonnave.

El proyecto de reurbanización de las calles San Francisco y Barón de Finestrat está incluido dentro de un proyecto global de restauración de casco histótico, y su presupuesto es de 306.000 euros. Vecinos y comerciantes de la zona aplauden esta iniciativa.

Ambiente xenófobo

Un total de 31 asociaciones denunciaron ayer en un comunicado conjunto 'el ambiente de xenofobia y racismo que se detecta en Alicante'. Los firmantes, entre ellos Esquerra Unida, CC OO y diversas ONG que trabajan con inmigrantes, achacan a los responsables políticos, judiciales y algunos representantes de organizaciones ciudadanas, de alentar este sentimiento a través de sus declaraciones de 'rechazo implícito o explícito a la convivencia con extranjeros en Alicante'. Los colectivos les acusan además de desplegar una 'estrategia engañosa, falaz e irresponsable' al asociar inmigración con delincuencia, y creen que la Ley de Extranjería es la causa del daño 'feroz' que sufren.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de abril de 2002

Más información