El Supremo obliga al Insalud a pagar 340.000 euros a un médico por exceso de enfermos

El Tribunal Supremo ha confirmado el fallo de un juzgado de lo Social de Zamora y ha condenado al Insalud a pagar 339.718 euros (56,5 millones de pesetas) a un médico analista que, entre 1994 y 1999, se hizo cargo de los pacientes de otros tres colegas, al ser el único analista de la provincia de Zamora que desempeñó esa labor en atención primaria.

El médico Fernando Castaño Salanueva, al que correspondía atender un cupo de entre 16.000 y 32.000 beneficiarios de cartillas, tuvo que asistir, durante el periodo citado, a los usuarios de 180.000 cartillas médicas para los análisis efectuados en el área de atención primaria. Castaño demandó al Insalud en mayo de 1999, para que se le abonara el importe no satisfecho por la atención sanitaria prestada.

La sentencia del Supremo avala la resolución del juez de lo Social de Zamora de febrero de 2001, confirmada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en julio del mismo año, según la cual el Insalud fue responsable de la situación de exceso de trabajo a la que se vio sometido el analista.

El fallo que ahora se ha convertido en firme consideraba igualmente probado que el Insalud no hizo nada durante el periodo indicado para remediar la situación, lo que suponía un sobreesfuerzo que no resultaba remunerado.

El médico beneficiario de este proceso judicial, con fallos favorables en las tres sucesivas instancias, aseguró ayer que la decisión judicial no tiene precedentes, ya que es el primer caso en que se condena al Insalud para compensar económicamente a un sanitario que ha tenido que cargar con exceso de trabajo sin aumento proporcional de la remuneración.

Labor en equipo

Castaño explicó también que, si pudo asumir todo el trabajo que anteriormente realizaban cuatro facultativos, fue a base de mucho esfuerzo y gracias a la colaboración del equipo de 13 personas que trabajaba en su laboratorio.

El médico relató que hasta 1993 hubo otros tres facultativos adscritos a su laboratorio, pero en los cinco años siguientes dos de ellos se jubilaron y otro pasó a otros cometidos, por lo que Castaño, con su equipo, asumió la asistencia analítica de toda la población zamorana. El Insalud no sustituyó a los facultativos que dejaron el trabajo.

El analista estudia con su abogada la interposición de una nueva demanda para reclamar al Insalud la indemnización correspondiente al tiempo que, desde 1999, continúa con exceso de pacientes, a pesar de que se le ha liberado de parte del trabajo. En la actualidad, Castaño sigue atendiendo a los usuarios de las 118.000 cartillas de la provincia, aunque ya sólo para los análisis del área hematológica, según informó el interesado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción