Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía detiene a otra pariente de la niña de siete años asesinada en Almería

'Los gitanos no nos hacemos estas cosas', clama el padre de Montserrat Fajardo

La policía ha detenido a otra pariente de Montserrat Fajardo Cortés, la niña de siete años asesinada en Almería, en lo que se ha convertido en un suceso marcado por la indignación y las voces que claman venganza. Engracia S. F., tía abuela de la niña, fue detenida la noche del viernes, después de que su sobrina Juana Santiago declarase durante más de cinco horas ante el titular del juzgado número 2 de Almería, Andrés Vélez. Juana Santiago ingresó en la tarde del viernes en prisión por orden del juez tras prestar la declaración en la que implicaba a Engracia S. F.

Hoy hace una semana que Montserrat Fajardo Cortés desaparecía después de asistir a la fiesta de cumpleaños de su primo Juan Carlos. Unas horas más tarde la niña fue hallada muerta en una calle de su barrio, Piedras Redondas, en el interior de una caja con evidentes signos de violencia. Veinticuatro horas después el primo de la madre de Montserrat, Antonio Santiago Torres, era hallado ahorcado en las inmediaciones del barrio. Su viuda, Juana Santiago, ingresaba en la tarde del viernes en prisión tras implicar en el crimen a una tía abuela de la niña. Tras el crimen Juana Santiago mostró su pesar ante los periodistas y consoló a la madre en el propio velatorio.

Los acontecimientos han destapado el recelo entre las familias gitanas. Engracia S. F. prestaba anoche declaración a la policía sobre un asesinato que despierta los rumores entre clanes, las especulaciones perversas y la sed de venganza dentro de uno de los barrios más deprimidos de la capital almeriense. Tras una agitada semana jalonada de escenas dramáticas, amenazas sin tapujos y declaraciones del 'ojo por ojo' más exacerbado, la nueva detención ha vuelto a sobresaltar al barrio en el que vivía la niña.

Encubridora

El comisario de policía de Almería Juan Jesús Peñalver confirmó a los medios de comunicación que a Juana se le encontraron en las uñas restos de una sustancia disolvente que fue hallada también en el cadáver de la niña. Juana Santiago ha pasado ya su segunda noche en prisión al estar considerada, en principio, como encubridora de la muerte de Montserrat. Aunque el comisario no precisó los cargos que se le imputan, reconoció sus sospechas. 'Lo que nosotros vemos es que está relacionada de algún modo con el caso y desde el principio la vemos como encubridora', dijo Peñalver.

Los periodistas que acudieron al barrio tras el crimen también recogieron las palabras de Engracia S. F. en las que señalaba a quienes, a su juicio, podían haber cometido el crimen: 'unos jóvenes que todos los días se drogan y dejan las jeringuillas en la plaza', expresaba la mujer.

Otro de los cabos pendientes por atar es el suicidio de Antonio Santiago Torres -primo de la madre de Montserrat y marido de Juana Santiago- encontrado ahorcado a mediodía del pasado martes en un árbol en el paraje conocido como Canteras de Lucas.

Mientras la policía sigue investigando el caso, cuyo secreto de sumario sigue vigente, las especulaciones sobre una deuda impagada como móvil del crimen toman fuerza una vez desechada la agresión sexual a la pequeña. Montserrat apareció encogida en el interior de una caja de cartón, desnuda de cintura para abajo, con varias puñaladas y heridas con golpes en la cara. La autopsia confirmó que no fue violada.

Las atrocidades cometidas con la pequeña hacen renegar a su padre, Francisco Fajardo, de los lazos familiares que le unen con las presuntas asesinas de su hija. 'Juana Santiago no es tía de la niña ni por rumores. Ni ella es tía de la niña ni son familia nuestra porque eso es imposible. Los gitanos no nos hacemos estas cosas', dijo ayer Francisco Fajardo.

El arresto de la tía abuela de la niña se producía la noche del viernes en su propio domicilio con un discreto despliegue policial en el barrio de Piedras Redondas. El subdelegado del Gobierno destacó que la implicación en el caso de la nueva detenida y de los cargos que le puedan ser imputados no podrá determinarse hasta pasadas las 72 horas de su detención, tras las que será puesta a disposición judicial.

La madre de la pequeña, Joaquina Cortés Fernández, que tuvo que ingresar en el hospital Torrecárdenas embarazada de seis meses, fue dada de alta la misma tarde en que Juana Santiago ingresaba en la prisión de El Acebuche. El equipo médico que la atendió confirmaba que el bebé que espera, una niña que nacerá en junio, está fuera de peligro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de marzo de 2002