Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CONGRESO DEL PSE

El recuerdo de Juan Priede y las víctimas de ETA presidió todas las intervenciones del congreso

Una concentración de quince minutos fue el acto de repulsa contra ETA de la asamblea

La ausencia del veterano Juan Priede, edil socialista de Orio asesinado el jueves, así como la referencia a las otras víctimas de ETA que se ha ensañado con los socialistas en este periodo precongresual, fue una mención constante entre los oradores del congreso. La concentración de repulsa ante el Kursaal, a la que acudió el lehendakari, sirvió de testimonio y homenaje a los socialistas amenazados. Los delegados controlaron, sin embargo, su emoción debido a la expectación que despertó la elección del secretario general y los discursos de los candidatos.

Un minuto de silencio antes de iniciar el cogreso fue el primer gesto en recuerdo del delegado de Orio, Juan Priede, asesinado el pasado jueves. Su sillón vacío sobre el que José Antonio Pastor, presidente de la mesa del congreso y alcalde de Ortuella, depositó un ramo de flores, se convirtió en el testimonio de denuncia de la cruel persecución de exterminio que ETA ha ejercido sobre la militancia socialista durante estos meses de reflexión precongresual. Pastor aludió a los tiempos 'tremendamente difíciles' que está viviendo el socialismo vasco y recordó a la concejal de Portugalete, Esther Cabezudo, y al miembro de las Juventudes Eduardo Madina, que han sido objeto de graves atentados en este tiempo.

Madina, que resultó mutilado de una pierna como consecuencia de una bomba-lapa colocada bajo su coche, tuvo ánimo para enviar una carta a los congresistas, leída por el secretario de las Juventudes, Dani Dïez, a través de la cual afirmaba que si 'el fascismo pega tan duro' al PSE-EE es porque este partido 'se encuentra en primera fila contra él'. Dado de alta precisamente el viernes, Madina ya se encuentra en su casa, desde la que envió su deseo de que se consiga un escenario que 'supere la situación de enquistamiento democrático' y 'logremos un país de la esperanza'.

La concentración que los socialistas realizaron para condenar el asesinato de Priede y la violencia de ETA contó con la concurrencia de todos los partidos vascos, excepto Batasuna. El lehendakari, Juan José Ibarretxe, junto a los secretarios de Organización Política y Municipal del PSOE, José Blanco y Alvaro Cuesta, respectivamente, otros dirigentes socialistas y los tres candidatos, sostuvieron la pancarta con el lema, en euskara y castellano, 'ETA no', durante quince minutos ante ante el Kursaal,

Por otra parte, el ministro del Interior, Mariano Rajoy, cree que quienes atentaron contra el concejal socialista Juan Priede son los mismos que mataron a dos miembros de la policía autonómica vasca a finales del año pasado en Beasain (Guipúzcoa), informa Efe. Rajoy distinguió entre un grupo 'importante' radicado en Vizcaya que ha cometido atentados en los últimos tiempos, aunque sin causar muerte alguna, y otro en Guipúzcoa al que pertenecerían los autores del atentado de Orio y Beasain.

Los disparos que causaron la muerte de Priede fueron realizados por un único pistolero, según ha revelado el informe de los servicios de balística de la Ertzaintza, informa Vasco Press. Aunque en el lugar del atentado estuvieron presentes dos terroristas, sólo uno de ellos disparó contra la víctima. El autor material del crimen efectuó tres disparos, con una única pistola, utilizando munición SBP de fabricación checa. La pistola utilizada en el atentado carece de antecedentes, según informaron fuentes relacionadas con la investigación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de marzo de 2002