Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaime Botín renuncia a la presidencia de Bankinter y nombra a Juan Arena como sucesor

Su hermano Emilio deja la vicepresidencia del banco para darle más independencia

Continúan los cambios en la banca española. Ayer Jaime Botín renunció a su cargo de presidente en favor de Juan Arena, actual consejero delegado, con 31 años de antigüedad en el banco. Jaime Botín, de 65 años, piensa dedicarse más a su vida privada, aunque se mantenga como vicepresidente del Santander Central Hispano. Su hermano, Emilio Botín (67años), que preside esta entidad, también abandonó ayer la vicepresidencia de Bankinter, aunque se mantiene como consejero. Este movimiento, en cualquier caso, concede mayor independencia a Bankinter.

Una vez terminada la junta general de accionistas, en donde no hubo ninguna mención a los cambios, el consejo de Bankinter aceptó ayer la renuncia de su presidente, Jaime Botín, y el nombramiento de Juan Arena como presidente ejecutivo. Jaime Botín dijo en el consejo que le dejaba la presidencia al consejero delegado 'porque el banco estará en mejores manos que ahora', según fuentes de la entidad. Jaime Botín cumple así un objetivo que llevaba persiguiendo desde hace tiempo para disfrutar más de sus aficiones personales. Su vacante, comunicada hace unos días al Banco de España, la ocupará su hijo Alfonso Botín-Sanz de Sautuola y Naveda.

Jaime Botín lleva vinculado a la entidad desde su fundación en 1965 y actualmente es el vicepresidente primero del Santander Central Hispano, que preside su hermano Emilio. Hace unas semanas, Jaime Botín abandonó la comisión ejecutiva del SCH respondiendo así a los deseos del Banco de España de que no se cruzaran ejecutivos de dos bancos independientes en un consejo. Jaime Botín continuará como asesor del consejo, a propuesta de Arena. Para ocupar el puesto de consejero delegado se baraja el nombre de Jaime Echegoyen, director general de la red comercial.

En cualquier caso, los últimos movimientos se han adelantado a los previsibles cambios que traerá consigo la aprobación del Proyecto de Ley Financiera. Este texto legal podría convertir en norma de obligado cumplimiento diversos preceptos del Código de Buen Gobierno, que desaconsejan la presencia de una misma persona en puestos directivos de dos entidades competidoras. No obstante, fuentes de la entidad recordaron que el Banco de España declaró por escrito, a comienzos del año, que Jaime Botín no vulneraba la ley por tener cargos en dos bancos competidores.

La salida de Jaime Botín se produce un mes después de que su sobrina, Ana Patricia Botín, fuera nombrada presidenta de Banesto. Este hecho supuso que tres de los cinco grandes bancos estuvieran presididos por miembros de una misma familia. Aunque abandonen la presidencia y la vicepresidencia, quinto banco español, la familia Botín se mantendrá en Bankinter como principal accionista, con una participación de alrededor del 15%, directa e indirectamente. Entre el resto de accionistas destaca Elías Masaveu (también consejero del SCH), con el 5,30%, y el propio Juan Arena, que posee el 0,70%.

La entidad explicó ayer que 'Bankinter es más independiente desde ahora, ya que la filosofía de Jaime Botín ha sido abogar por ella y Juan Arena es un fiel heredero de ella'. En ese entorno del banco también se subraya que los cambios de ayer suponen remarcar la línea de separación de Bankinter con el grupo SCH. Esta entidad no tiene ninguna relación accionarial con aquélla.

En ese sentido, la permanencia de Emilio Botín, presidente del SCH, como consejero se debe, según las fuentes del banco, a su participación 'como accionista a título personal'.

El recambio en la cúpula de Bankinter se ha producido en un momento de madurez del negocio de la entidad. En la junta de accionistas de ayer, Jaime Botín señaló que Bankinter 'está ya cosechando los primeros frutos de la apuesta por Internet'.

El beneficio de la entidad creció el año pasado un 10,57%, hasta los 98,36 millones de euros, lo que en opinión de Botín anticipa crecimientos futuros 'sumamente halagüeños' cuando 'las infraestructuras de comunicación y los hábitos del público alcancen el desarrollo que es previsible'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de marzo de 2002