Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Emilio Botín renueva hoy la cúpula de poder del SCH

El consejo de administración que celebra hoy la mayor entidad financiera española, el Santander Central Hispano (SCH), será decisivo para el nuevo de rumbo de la entidad. Emilio Botín, presidente único de la entidad desde agosto pasado, adelgazará el consejo y la comisión ejecutiva, con lo que lo hará más ágil en la toma de decisiones. La mayor parte de los consejeros salientes proceden del antiguo BCH, por lo que con esta operación es también un reforzamiento del poder de Botín.

Esta operación se considera el segundo capítulo de la crisis de poder que vivió el SCH en agosto pasado, cuando José María Amusátegui, copresidente, presentó su renuncia adelantada, ya que debía permanecer en su puesto hasta el próximo marzo.

Aunque fuentes oficiales del banco han mantenido un mutismo absoluto, se espera la salida de Jaime Botín, vicepresidente segundo del SCH y presidente de Bankinter, de la comisión ejecutiva, aunque continuará en el consejo con sus cargos actuales. También se espera la salida de siete consejeros.

Lista de empresarios

Entre los que proceden del BCH están Gonzalo Hinojosa, presidente de Cortefiel; Pedro Ballvé, presidente de Campofrío; Fernando de Asúa, ex presidente de IBM, y Axel von Ruedorfell, representante del Commerzbank, antiguo socio del Central Hispano. Con la entidad alemana el SCH ha roto prácticamente sus relaciones tras reducir las participaciones cruzadas que mantenían. El detonante por la crisis fue la imposibilidad de llegar a un precio de consenso por el que Commerzbank comprara CC Bank, una filial alemana del Santander.

Entre los consejeros procedentes del Santander que abandonarán hoy la entidad están Antonino Fernández, presidente del grupo Modelo; y Manuel Soto, ex presidente de Arthur Andersen y Harry P. Kamen, representante del grupo asegurador Metropolitan Life, con el que el SCH mantuvo negocios en común.

Dentro de la entidad se espera que Emilio Botín reforme la estructura directiva, compuesta ahora por 16 miembros, considerado un número excesivo para el funcionamiento diario del banco.

La crisis de Argentina también estará entre los temas de discusión del consejo. El SCH tiene que decidir si compra el 18,5% del Banco Río o renuncia a su derecho preferente. Si decide apostar por el control total de la entidad argentina deberá abonar 350 millones de dólares (400 millones de euros o 66.500 millones de pesetas), ya que pagará 5,41 dólares por acción. El problema es que la última cotización del Río es de 1,75 dólares, lo que supone pagar una prima del 67%. Los sindicatos, entre ellos CC OO, piden que el banco adquiera este paquete de acciones, aunque a un precio renogociado, como una mayor garantía para los trabajadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de enero de 2002