Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'No era modernista, sino un prerracionalista'

'Gaudí no era modernista. Estaba en la órbita y el contexto del modernismo, pero su relación con este movimiento viene más por la parte de los artesanos que colaboraban con él que por su relación directa con este estilo', afirma Daniel Giralt-Miracle, comisario del Año Internacional Gaudí. 'Para mí, cada vez es más evidente que era un prerracionalista, y no es casualidad que fueran los arquitectos Josep Lluís Sert y los racionalistas del grupo GATPAC quienes reivindicaran su figura en la década de 1950'.

A juicio de Giralt-Miracle, la arquitectura de Gaudí es precursora de muchos movimientos de vanguardia, desde el racionalismo al organicismo, pasando por el posmodernismo y el expresionismo, pero no se adscribe a ninguno en concreto. 'Abrió las puertas a la arquitectura del futuro porque incorporó una libertad de concepto que se adelanta a la reivindicada a lo largo del siglo XX'.

El comisario del Año Gaudí opina que el arquitecto de la Sagrada Familia 'rompió con la arquitectura del siglo XIX, que era una escuela que sólo sabía mirar hacia el pasado, y tuvo el coraje de mirar hacía delante, replanteando la arquitectura desde el punto de vista estructural, conceptual y espacial. Introdujo nuevas técnicas constructivas, como el hormigón armado, y todo esto sin perder la carga simbólica y esteticista de su arquitectura'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de marzo de 2002