Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cañamero acusa a los freseros de Huelva de aprovecharse del exceso de inmigrantes y de incumplir el convenio

El secretario general del Sindicato de Obreros del Campo (SOC), Diego Cañamero, acusó ayer a los empresarios freseros de Huelva de incumplir lo estipulado en el convenio colectivo. 'No hay ni uno solo que pague según el convenio, ninguno', dijo con rotundidad. Cañamero también aseguró que los empresarios se están 'aprovechando' del exceso de mano de obra que se oferta en esta campaña debido a la acumulación de las personas contratadas en origen (más de 7.000) y a los temporeros que acudían tradicionalmente a la recogida de fresa y que no encuentran trabajo (más de 5.000). 'Les interesa tener las plazas de los pueblos llenas', agregó.

Con motivo del Día Internacional contra la Discriminación Racial, que se celebra hoy, varias organizaciones humanitarias y sindicales urgieron ayer a las administraciones a intervenir en las localidades freseras de Huelva para paliar la situación de emergencia humanitaria. El presidente de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, Rafael Lara, indicó que 'no se puede esperar más' y que es urgente ofrecer una solución humanitaria.

También el secretario de Andalucía Acoge, Francisco Ramos, reclamó que se adopten medidas urgentes como la distribución de alimentos, agua y tiendas de campaña entre los inmigrantes que se han desplazado hasta la comarca con la esperanza de encontrar una ocupación. Ramos atribuyó a la política de la contratación en origen de la Administración central el origen de la situación generada en Huelva. 'Se está creando un clima de inseguridad ciudadana, racismo y xenofobia que no favorece a nadie', censuró.

También el dirigente del SOC consideró un 'error' la contratación en origen, si bien hizo hincapié en la necesidad perentoria de resolver el actual 'drama humano'. Diego Cañamero señaló que es urgente instalar 500 tiendas de campaña, además de repartir mantas, cisternas con agua potable y comedores ambulantes para atender a los temporeros extranjeros que carecen de trabajo y se han instalado en chabolas en los alrededores de las poblaciones freseras. Cañamero dijo que su organización se había ofrecido a la Junta de Andalucía para resolver las necesidades humanitarias: 'Si nos dan 20 millones de pesetas (120.202 euros) le solucionamos la papeleta de todos los campamentos en un día'. Cañamero criticó que se pretenda expulsar a los inmigrantes que carecen de documentación y abogó por regularizar su situación 'si ya están aquí'.

A juicio de Rafael Lara, de mantenerse las actuales circunstancias en Huelva se podría generar una 'situación explosiva'. Lara acusó, además, al Gobierno de lanzar mensajes que 'fomentan el racismo y la xenofobia'. En concreto se refirió a las intervenciones de algunos ministros que asociaban el aumento de la delincuencia a los inmigrantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de marzo de 2002