Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las empresas eléctricas resarcirán a los usuarios por los apagones

Las compañías deberán devolver hasta el 10% de la facturación

El Gobierno publicará en los próximos días una orden ministerial que obligará a las compañías distribuidoras de electricidad a compensar a los usuarios por las deficiencias en la calidad del suministro. Las compensaciones, según explicó ayer el Ministerio de Economía, podrán llegar hasta el 10% de la facturación anual del usuario. Las eléctricas agrupadas en Unesa no han cuantificado el coste de la medida.

Las compensaciones serán automáticas, es decir, que el usuario no tendrá que acudir a la ventanilla de su compañía para reclamar. Ello obligará a las empresas distribuidoras a implantar un sistema de medición y control del suministro, homologado y homogéneo, para almacenar, recoger y procesar los datos sobre la continuidad del suministro, base de las compensaciones. Las compañías dispondrán de un año para implantar los nuevos sistemas de medición.

La orden ministerial, que se publicará próximamente en el Boletín Oficial del Estado (BOE), desarrolla el decreto aprobado en diciembre de 2000 que regula las actividades de comercialización, transporte y distribución de energía eléctrica.Con ese decreto como marco, las cuatro grandes eléctricas y las pequeñas distribuidoras agrupadas en las asociaciones ASEME y CIDE ya presentaron al Ministerio una propuesta para medir los fallos en el suministro, así como la determinación de su naturaleza.

Fuentes de la asociación patronal eléctrica Unesa señalaron ayer que el sistema que han propuesto es más sofisticado que el actual método de medición, denominado TIEPI (tiempo de interrupción equivalente de la potencia instalada), y que en el año 2000 (último con datos cerrados) arrojó una media de fallo en el suministro de 3,04 horas anuales, un 2,9% menos que en el año 1999. En el año 2001, según explicaron hace unas semanas los responsables de Economía, ese índice TIEPI no subió significativamente, a pesar de los espectaculares apagones registrados en las Navidades y el verano pasados.

Según la Comisión Nacional de la Energía (CNE) para el año 2000 (ver gráfico), la comunidad con peor calidad en el suministro eléctrico fue Baleares, con un tiempo de interrupción de 7,73 horas en el año, y la mejor, Madrid, con tan sólo 1,26 horas.

Hasta ahora, cada compañía gestionaba los daños y reclamaciones según su propio criterio. En general, según fuentes de las empresas, se seguía la normativa habitual de consumo. Las mismas fuentes destacaron ayer que el sector eléctrico registra menos reclamaciones que otros sectores, si bien, reconocieron que cuando se producen, se basan en situaciones 'clamorosas'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de marzo de 2002