Las instituciones piden al director del salón del cómic que dimita por la gala de Ulloa

La polémica gala de entrega de premios del Salón Internacional del Cómic de Granada en la que una mujer disfrazada de afgana practicó una felación en público trajo ayer cola. Los responsables del Instituto Andaluz de la Juventud, el área de Juventud del Ayuntamiento de Granada y el área de Juventud de la Diputación, las tres instituciones que patrocinan el salón, dejaron en manos del director del certamen, Alejandro Casasola, la decisión de presentar su dimisión. Casasola, que se declaró como único responsable del evento, ideado y dirigido por el cineasta Juanma Bajo Ulloa, declinó dimitir 'por ese motivo'. 'Sería como admitir un error que no hubo', dijo ayer a este periódico.

La gala, celebrada la noche del pasado viernes en La Chumbera, una antigua discoteca reconvertida en un centro cultural del Ayuntamiento de Granada, pretendía ser una parodia de los espectáculos de entrega de premios que suelen emitir las televisiones. En un momento determinado, la gala era interrumpida por un grupo de actores disfrazados de talibanes a las órdenes de un actor que encarnaba a Bin Laden y que disparaban sin cesar sus kalashnikov. Después de que el actor que interpretaba a Bin Laden, Manuel Manquiña, reclamara Granada para el islam y se burlara de los tópicos sobre García Lorca, la cantante Rosa, de Operación Triunfo, el Real Madrid y el Barcelona, una actriz porno se despojaba de su burka e iniciaba un coito con un compañero actor. La pareja continuó practicando el sexo mientras al otro lado del escenario se iban entregando los premios.

Indignación

El director del Instituto de la Juventud en Granada, Higinio Almagro, que estuvo presente en el acto, se mostró ayer 'indignado'. 'Fue un espectáculo de muy mal gusto, y las administraciones no estamos para sufragar gastos de galas de ese tipo', dijo. 'Quien quiera un espectáculo porno, que se lo pague de su bolsillo', añadió. 'Fue algo soez que consiguió que un evento cultural de primer orden como el Salón del Cómic se haya llenado de sombras', explicó ayer Almagro.

Reynaldo Fernandez Manzano, concejal de Juventud del Ayuntamiento de Granada, se expresó en parecidos términos. 'Para mí resultó muy violento. Se molestó a todos los premiados y se hirieron sensibilidades, tanto por el espectáculo porno como por la exhibición de armas y disparos que hicieron. Yo me enfadé muchísimo, porque habíamos cedido La Chumbera pensando que se trataba de un acto cultural y nos encontramos con un espectáculo de porno duro'.

Alejandro Casasola, responsable del certamen, rechazó ayer la posibilidad de dimitir a causa del escándalo de la gala. 'Si dimito será por otra cosa, pero no por una creación artística de un director como Juanma Bajo Ulloa a quien yo no voy a coartar su libertad de expresión'. El cineasta declinó ayer hacer cualquier tipo de declaraciones, aunque en su entorno señalaron que se sentía sorprendido por la polémica. Casasola volvió a recordar ayer que a la gala se acudía por rigurosa entrada y que en ningún momento se permitió el acceso a menores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 17 de marzo de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50