Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Copa del Rey | BALONCESTO

Unicaja, el semifinalista más fresco

El Pamesa se marcha con la deshonra de ser el único equipo fuera de onda

No todo iban a ser taquicardias y finales de moneda al aire en la Copa. Hubo un partido, el de Unicaja y Pamesa, en que no hubo que esperar a que el segundero dictara sentencia. El equipo de Bozidar Maljkovic impartió justicia por su cuenta mucho antes. Hoy será el semifinalista que menos tiempo ha tenido para descansar, pero el más fresco de los cuatro. El Pamesa no le dio problemas.

No fue una operación arrolladora la de Unicaja, no. Tejió el partido con una madeja sutil. Le dio a su rival una muerte dulce. Dejó que el Pamesa se sintiera superior en el rebote (37 frente a 39 al final), le concedió incluso una oportunidad al principio: de un 12-2 inicial a una remontada valenciana hasta el 12-13. Es más, el Pamesa hizo una defensa de guante blanco, sin apenas faltas. La situación perfecta para sus titulares. Pero ni por ahí. El equipo de Luis Casimiro no hacía nada ostensiblemente peor que su rival y aún así bastaba a cualquiera pulsar las vibraciones del partido y enseguida podía adivinarse el resultado. Todo de color verde.

UNICAJA 73| PAMESA 59

Unicaja: Sonko (6), Berni Rodríguez (7), Gurovic (11), Abrams (14), Kornegay (8); Mrsic (7), Phillip (6), Paco Vázquez, Cabezas (10), Weis (6) y Fran Vázquez. Pamesa: Rodilla (12), Luengo (2), Paraíso (4), Alston (18), Hopkins (17); Elson (2), Schmidt, Millera (2) y Arteaga. Árbitros: Amorós, Arteaga y Guirao. Unos 9.000 espectadores.

El partido se coció en la trastienda. Y en eso, en calidad y cantidad de banquillo, Unicaja tiene pocos rivales en España. El Pamesa no administró la frescura de sus jugadores. Cayó en un juego sin personalidad, triste. Como si, después de ver tanto nervio en la cancha, el equipo valenciano se sintiera saturado. Sólo Alston tuvo afán de protagonismo. Entre los malagueños nadie sobresalió porque nadie jugó el partido entero. El cronometrador Maljkovic midió la intervención de cada jugador. Así funcionan las máquinas. Ya le tocaba a Unicaja. Siempre se había vuelto a casa a las primeras de cambio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de marzo de 2002