Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Norte busca el apoyo de la UE para sus intentos de apertura

La Unión Europea apoya cualquier mínimo intento de apertura de Corea del Norte y discrepa sobre el concepto de eje del mal en el que George W. Bush le coloca junto a Irak e Irán. El cerrado régimen de Pyongyang agradece también la voluntad europea de contribuir a aliviar la crisis alimentaria que padece el país y a la modernización de la economía. Así lo ha dicho en Bruselas el ministro norcoreano de Comercio Exterior, Ri Gwang Gun, que preside una delegación en visita de 15 días a la capital europea, Italia, Suecia y Reino Unido.

El viaje es consecuencia del que efectuó en mayo pasado a Pyongyang una troika comunitaria encabezada por el primer ministro sueco, Göran Persson, y se produce poco después de que Bruselas haya aprobado la estrategia para la cooperación técnica con Corea del Norte (2001-2004) y cuando arrecian las críticas de EE UU sobre la pésima situación de los derechos humanos y la amenaza militar, lo que disminuye las escasas posibilidades de que la Administración de Bush inicie el diálogo político esbozado por el ex presidente Clinton.

Las prioridades europeas se centran en mantener el nivel de ayuda alimentaria y humanitaria (245 millones de euros desde 1995), así como en contribuir a la no proliferación nuclear en la península coreana (95 millones de euros en el norte con la participación en el proyecto KEDO), así como a la reforma institucional y económica y la mejora de los derechos humanos. 'Hemos empezado a entablar conversaciones exploratorias al respecto y espero que podamos ayudarles', manifiesta el comisario de Exteriores, Chris Patten.

Sin embargo, no ha habido grandes progresos en este capítulo desde la visita de Persson, reconocen fuentes comunitarias. La visita del ministro norcoreano es puramente de 'aprendizaje', según esas fuentes, sobre capítulos tan variados como las propias instituciones de la UE, las políticas de reestructuración económica o las de ayuda económica e industrial a países en transición. La delegación de Pyongyang se ha entrevistado en Bruselas con representantes de la Comisión, del Parlamento Europeo, del Banco Europeo de Inversiones y del Banco Mundial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de marzo de 2002