Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSPV pregunta por los 'premios' a la tránsfuga Maruja Sánchez

Los socialistas instan al PP a poner en marcha la reforma del Estatuto

El Grupo Socialista de las Cortes Valencianas anunció ayer la presentación de una serie de preguntas tendentes a conocer la opinión del Consell del PP en torno al 'premio al transfuguismo' del que se ha beneficiado en los últimos años Maruja Sánchez, la concejal ex socialista de Benidorm cuya fuga propició en 1991 el acceso de Eduardo Zaplana a la alcaldía de Benidorm. Sánchez y su familia han percibido desde entonces más de 250 millones de pesetas, a lo que hay que sumar, según los socialistas, otros beneficios económicos no declarados. Por otra parte, el PSPV instó ayer al PP a acelerar la reforma del Estatuto.

Los socialistas pretenden conocer la opinión del Consell acerca del 'premio al transfuguismo' por el que la ex concejal socialista de Benidorm Maruja Sánchez y su entorno familiar han percibido más de 260 millones de pesetas desde que, el 22 de noviembre de 1991, aquella ofreció su voto para que el ahora presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, accediera a la alcaldía de la primera ciudad turística valenciana. El portavoz del Grupo Socialista en las Cortes, Joaquim Puig, señaló ayer que les interesa conocer en concreto la opinión de Zaplana sobre el apoyo y los 'premios' que ha recibido la edil tránsfuga. 'Hay un pacto contra el transfuguismo, pero vemos que es papel mojado para el PP, que pacta con tránsfugas y les premia', dijo Puig, quien consideró 'una vergüenza' que la 'operación Zaplana de acceso a la alcaldía de Benidorm' les haya costado a los valencianos más de 1,5 millones de euros (más de 260 millones de pesetas). 'Es algo indigno y amoral' precisó el portavoz socialista. 'No nos resignamos a que esta parte tan visible de la historia de Zaplana quede escondida y reducida a un episodio puntual', añadió Puig, 'queremos que los valencianos conozcan la trama y las compensaciones, tanto las visibles como las no visibles, de esta operación'.

Esta última referencia se centra en la sospecha de que, aparte de las compensaciones declaradas -que, por un valor estimado de más de 1,5 millones de euros, han percibido desde el año 1991 Maruja Sánchez y su entorno familiar-, la edil tránsfuga y los que la rodean se han beneficiado desde entonces de otros 'premios', bien en forma de propiedades presuntamente puestas a nombre de testaferros o por la obtención de créditos bancarios en condiciones favorables. Con el fin de esclarecer todas estas cuestiones, los socialistas preparan una batería de iniciativas parlamentarias, la mayor parte en forma de preguntas. No obstante, la experiencia de los últimos meses les permite concebir escasas esperanzas de recibir alguna respuesta clarificadora por parte del Consell, por lo que, además han decidido investigar el asunto por su cuenta.

Reforma estatutaria

Por otro lado, los socialistas instaron ayer al PP a poner en marcha la reforma del Estatuto de Autonomía. Después de que el portavoz popular, Alejandro Font de Mora, mostrara el pasado lunes -en una jornada celebrada en la Universidad de Alicante con motivo del vigésimo aniversario de la promulgación del Estatuto-, su deseo de avanzar en el proceso, tantas veces prometido pero nunca hasta ahora cumplido, el portavoz socialista pidió ayer a los populares que antes del próximo martes, día 12 de marzo, convoquen la reunión de la ponencia encargada de debatir la reforma. 'Parece que el PP tiene voluntad de que se haga [la reforma]', dijo Joaquim Puig, 'por eso pedimos que se convoque ya la ponencia y que antes del final de esta periodo de sesiones [que termina en junio] se resuelva'. Según Puig, 'si hay voluntad política, hay tiempo suficiente para hacerlo'. Se trata de decidir un calendario 'factible'.

No obstante, el portavoz del PSPV advirtió a los populares de que los socialistas no van a admitir 'más cortinas de humo' ni que 'se juegue con la ciudadanía y no se le hable claro'. 'Si ellos [los populares] están verdaderamente por la reforma, pongamos manos a la obra', dijo Puig, quien añadió que 'lo que no se puede hacer es decir que se está a favor de la reforma del Estatuto y no convocar la ponencia'.

Puig recordó las aspiraciones de los socialistas al respecto: capacidad de disolución anticipada de las Cortes, sistema de mayorías cualificadas en las instituciones y eliminación de la limitación para la obtención de representación en las Cortes, cuestión ésta última que los socialistas consideran que se debería incluir en la Ley Electoral.

Además, el portavoz socialista recordó el reto que el presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, ha lanzado en reiteradas ocasiones a los socialistas: 'Llegaremos hasta donde ustedes [los socialistas] quieran llegar' en la reforma del Estatuto de Autonomía. 'Nosotros ya hemos dicho hasta dónde queremos llegar', dijo ayer Puig, 'ahora vamos a ver hasta dónde llega Zaplana, vamos a ver si iba de farol'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de marzo de 2002