Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DROGAS DE DISEÑO

Un juez granadino advierte de que hay menores traficantes de 'éxtasis'

El juez de menores de Granada, Emilio Calatayud, conocido por su compromiso con los problemas de los adolescentes, se mostró ayer contundente: 'Los sucesos de Málaga se veían venir desde hace ocho o nueve años'. Calatayud ya advirtió por esa época del riesgo que entrañaba el éxtasis. En su día elaboró una lista con una treintena de locales en Granada que vendían alcohol a menores y en donde circulaba el éxtasis. En los últimos dos años su juzgado ha tenido que hacerse cargo de algunos asuntos de tráfico de éxtasis entre los menores.

'Nadie debería llevarse las manos a la cabeza', dijo. 'En cualquier local o discoteca en donde uno pida un botellín de agua y le cobren 500 pesetas, ya debe saberse que ahí circula el éxtasis. Y todos sabemos en todas las ciudades en qué locales el agua tiene ese precio'.

Calatayud explicó que el procedimiento de adquisición de estas drogas entre adolescentes comienza a tener un arquetipo: 'Un grupo de menores decide hacer un mocho para comprar a menor precio 20 o 50 pastillas. Uno de los jóvenes es el encargado de hacer el negocio ya que, comprando grandes cantidades, el precio se rebaja a 800 pesetas por pastilla, en lugar de las 1.500 habituales'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de marzo de 2002