Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE denunciará por prevaricación a la alcaldesa de Estepona

Los socialistas exigen la dimisión de Díaz, a quien acusan de encubrir a los ex ediles gilistas

El ex alcalde socialista de Estepona, Antonio Barrientos, anunció ayer que los asesores jurídicos de su partido están preparando una denuncia por prevaricación contra la alcaldesa de la localidad, la popular Rosa Díaz, por considerar que 'actúa como encubridora' de las supuestas actividades irregulares de cuatro tránsfugas del GIL que ahora gobiernan con el PP. 'Si ella no dimite, iremos a los tribunales', aseguró Barrientos.

Barrientos, que fue expulsado de la alcaldía a finales de octubre pasado después de que siete ex concejales del GIL solicitaran su ingreso en el PP y le dieran a este partido la mayoría necesaria para gobernar sin sus anteriores socios (PP, IU y PA), considera que la negativa de la alcaldesa a seguir las recomendaciones del interventor municipal en el informe sobre las cuentas de 1999 constituye 'un claro supuesto de prevaricación'.

En el citado informe, que corresponde a la etapa de gobierno del Grupo Independiente Liberal en el ayuntamiento esteponero, el interventor municipal denuncia el cobro de dietas por parte de concejales y cargos de confianza del GIL por asistir a comisiones de coordinación de empresas municipales que 'carecían de actividad'. Entre los supuestos perceptores de estos fondos, que, según el informe, alcanzaron 1.200.000 euros entre 1995 y 1999, figuran los ex concejales gilistas Juan José Zapico, Lorenzo Guerra, Víctor Sánchez Pinacho y José López, ahora miembros del gobierno municipal del PP.

Indignación

La indignación de los socialistas ha ido creciendo a lo largo de los últimos días, sobre todo después de que el equipo de gobierno se negara a seguir las recomendaciones del interventor, que en su informe manifiesta la necesidad de rectificar las cuentas. El pasado viernes, el presidente provincial del PP, Joaquín Ramírez, acusaba al PSOE de tratar de sacar rentabilidad política del caso después de haber aprobado cuentas de otros ejercicios del gobierno gilista donde las dietas habían sido más abultadas.

Barrientos negó ayer este extremo. 'Las cuentas del ejercicio de 1998 fueron desestimadas por el gobierno cuatripartito y enviadas a la Cámara de Cuentas para su investigación', dijo, y acusó al gobierno municipal de Estepona de 'mentir' cuando afirma que la Justicia no ha encontrado ninguna irregularidad en el funcionamiento de las empresas municipales creadas durante el gobierno de Jesús Gil Marín.

'El Tribunal de Cuentas aún no ha presentado su informe sobre Estepona, pero sí ha evaluado la actividad urbanística de las empresas constatando la existencia de irregularidades en ventas de suelo y aprovechamientos urbanísticos', dijo Barrientos. 'La única salida que tiene la alcaldesa en este caso es investigar a fondo el asunto y ocuparse de que se reintegren las cantidades que faltan'. El ex alcalde criticó las 'contradicciones' del PP en este asunto: 'Unos dicen que se investigue y otros que no. Están eludiendo responsabilidades'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de marzo de 2002