Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministerio público pide que se procese a los tres jueces que dejaron libre a El Negro

El teniente fiscal del Tribunal Supremo José María Luzón, ha solicitado el procesamiento de los magistrados de la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional Carlos Cezón, Juan José López Ortega y Carlos Ollero, por delito de prevaricación dolosa, o alternativamente prevaricación culposa, en relación con la excarcelación del narcotraficante Carlos Ruiz Santamaría, El Negro.

El juez instructor del Supremo, Julián Sánchez Melgar, dictó ayer una providencia en la que tiene por recibido el escrito del fiscal y ordena la entrega de copias a las partes personadas, que sin embargo, en la tarde de ayer no disponían de la mismas. En dicho escrito, el instructor ha dado a los abogados de los tres magistrados y a la acusación popular de Adade (Asociación de Abogados Demócratas por Europa) un plazo de cinco días para pedir nuevas pruebas o hacer alegaciones a la petición de procesamiento.

Esta solicitud fue presentada por Luzón el pasado viernes y reitera los argumentos de la querella que presentó el pasado 10 de enero. El delito de prevaricación dolosa consiste en dictar una resolución injusta intencionadamente, a sabiendas de que lo es, y está castigada con 10 a 20 años de inhabilitación especial. La prevaricación culposa, por imprudencia grave o ignorancia inexcusable, está penada con entre dos y seis años de inhabilitación.

El fiscal solicitará previsiblemente también el procesamiento del psiquiatra de la prisión de Valdemoro Ángel Hebrero por los delitos de cohecho y falsedad, después de que el pasado viernes fuese imputado y enviado a prisión, de la que salió al día siguiente tras depositar una fianza de 50.000 euros. El juez Sánchez Melgar acordó esta medida ante la 'actitud de completa obstrucción a la investigación' y por intentar hacer desaparecer elementos probatorios. Según fuentes de la investigación, intentó arrojar por el servicio dos tarjetas de visita, una de ellas a nombre del abogado José Emilio Rodríguez Menéndez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de febrero de 2002