Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Instituto de Estudios Económicos estima que la inflación subió un 0,7% el pasado enero

El Instituto de Estudios Económicos (IEE), organización ligada a la patronal CEOE, estima en un 0,7% el aumento de los precios en enero pasado, según señaló ayer su director, Juan Iranzo. Durante un encuentro con la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), Iranzo opinó que el nuevo sistema de medición del Índice de Precios al Consumo (IPC), que arrojó una bajada de una décima en enero tras incorporar las rebajas, es más moderno y se acerca más a la realidad coyuntural de los precios. El cambio de metodología, con la inclusión por primera vez de las rebajas, situó el IPC de enero en una caída del 0,1%, según publicó el viernes el INE, lo que causó polémica e incredulidad.

Según Iranzo, la estadística sobre los precios estaba menos actualizada que en otros países europeos y era necesario un cambio a un sistema más moderno. 'Para medir mejor la realidad, la estadística debe incluir las rebajas y productos de gran consumo en la actualidad como la comida rápida o la telefonía móvil, además de olvidar parámetros anticuados como las máquinas de escribir', añadió. No obstante, Iranzo reconoció que en el IPC de enero se detectaron subidas en el transporte urbano y en los impuestos indirectos.

Un 0,3% en Alemania

Tras el marcado repunte de enero, cuando los precios subieron un 2,1% anual, la inflación alemana ha vuelto a ceder en febrero hasta el 1,7%, el mismo nivel de diciembre, según los datos preliminares publicados ayer por la Oficina Federal de Estadísticas en Wiesbaden. En la comparación mensual, los precios apenas aumentaron un 0,3%. Armonizada en términos europeos, la inflación alemana alcanzó un 1,9% anual, también notablemente por debajo del 2,3% de enero.

Los datos vienen a confirmar que la subida de enero obedeció a factores temporales: diversas subidas de impuestos a inicios de año, los altos precios de las verduras y frutas frescas por el inusualmente fuerte invierno en el sur de Europa, y los efectos -bastante menores de lo que en un inicio se temía- de la puesta en circulación del euro en efectivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de febrero de 2002