Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación aplaza un año las oposiciones del profesorado

CC OO acusa a la consejera Iztueta de acordar el retraso de las pruebas a sus 'espaldas'

La consejera de Educación, Anjeles Iztueta (EA), anunció ayer que su departamento aplaza un año, hasta julio de 2003, las oposiciones para profesores de Primaria, Secundaria y Formación Profesional. Pero los requisitos no cambian: quien desconozca el euskera no podrán presentarse, porque, según recalcó la consejera, así 'lo establece la ley'. Iztueta hizo el anuncio arropada por representantes de cuatro sindicatos. Sólo faltó el mayoritario, CC OO, que reclama una flexibilización de los requisitos lingüísticos y acusó a la consejera de decidir el aplazamiento a sus 'espaldas'.

Educación se ha visto obligado a rectificar la fecha de los exámenes de la esperada oposición de profesorado -la última se celebró en 1993-, dos meses y un día después de dar a conocer solemnemente su celebración. La pruebas ya no se celebrarán en julio de este año, como anunció Iztueta en diciembre, sino en julio de 2003, como precisó ayer en Bilbao.

La consejera explicó que el aplazamiento pretende conceder a los aspirantes más tiempo para preparar el temario y facilitar la obtención de los perfiles lingüísticos 1 (conocimiento básico de la lengua vasca) y 2 (capacidad de dar clase en euskera) a quienes han fracasado en su intento de acreditar su conocimiento de la lengua cooficial. El aplazamiento sólo afecta a las plazas de Primaria, Secundaria y Formación Profesional, que suman 1.352.

Las pruebas para convertirse en funcionarios laborales de educación especial (121 plazas) sí se desarrollarán este otoño, aunque Iztueta no precisó la fecha. Una cuarta parte del profesorado, 5.000 docentes, son sustitutos.

Iztueta señaló que la consejería 'pondrá medios' para que los ahora excluidos de la oposición por su desconocimiento del euskera -un colectivo de unos 300 docentes, según Comisiones Obreras- puedan adquirir el nivel lingüístico exigido para optar a las pruebas de julio de 2003.

El representante de UGT en la conferencia de prensa, Luis Santiso, fue más preciso. Santiso señaló que los profesores interinos y sustitutos podrán acceder a los cursos subvencionados por la consejería (el programa Irale), para obtener la acreditación lingüística. La titular de Educación recordó que la exigencia del euskera responde al cumplimiento de la legalidad, ya que tanto la ley de la Escuela Pública Vasca como la ley de Cuerpos Docentes de la enseñanza pública no universitaria establecen que todas las plazas de la red deben ser cubiertas por profesorado que tenga el perfil 1 o el 2.

Iztueta negó que las críticas que ha suscitado su gestión por parte de sus socios de Gobierno (PNV e IU), agravadas cuando calificó la reválida de 'terrorismo institucional', hayan influido en aplazar estas oposiciones, cuya dotación de plazadas rechazaron todos los sindicatos por insuficiente. La consejera aseguró que tanto los partidos del tripartito como el lehendakari, Juan José Ibarretxe, respaldan su política educativa. Afirmó que en el aplazamiento sólo 'ha influido la negociación en el sector con los sindicatos'.

Con prisas y polémica

El anuncio de Iztueta, hecho en una comparecencia convocada a toda prisa, tampoco estuvo exento de polémica. La consejera presentó el aplazamiento como fruto de un acuerdo con los sindicatos y como el primer paso de un 'escenario de colaboración' entre las centrales y Educación tras varios meses de enfrentamiento. El responsable de CC OO -sindicato mayoritario en el sector y ausente en el momento del anuncio-, Javier Nogales, acusó a la consejera de 'mentir', porque el acuerdo, afirmó, 'no se ha producido en la mesa sectorial'.

Los cinco sindicatos (CC OO, STEE-EILAS, ELA, LAB y UGT) habían participado por la mañana en Vitoria en una reunión con el viceconsejero de Educación, Koldo Arrese. La cita concluyó, según Comisiones, sin un acuerdo firme sobre el aplazamiento, propuesto inicialmente por CC OO. Fuentes de esta central criticaron que se anunciara un acuerdo a sus 'espaldas', al tiempo que expresaron su sorpresa y malestar por haber sido excluidos. La consejera Iztueta explicó la ausencia de Comisiones Obreras en la comparecencia con el argumento de que el sindicato había decidido posponer su decisión a la próxima cita, el día 27. Los representantes del resto de las centrales destacaron que el aplazamiento ha desatascado las negociaciones, aunque recordaron que aún faltan múltiples flecos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de febrero de 2002