Valdés afirma que su nueva escultura en Valencia será como un faro

El pintor y escultor Manuel Valdés explicó ayer que la nueva escultura que prepara para la ciudad de Valencia será como un faro que ofrecerá un aspecto diferente en función de la luz, tanto diurna como nocturna que la ilumine. Valdés firmó ayer en la alcaldía de Valencia el convenio por el que la empresa Rosal SL, de José Lladró, y la inmobiliaria Vallehermoso se comprometen a patrocinar la escultura que tendrá que estar instalada dentro de un año en una de las rotondas de la avenida de las Cortes Valencianas de la ciudad.

La escultura es una gran dama ibérica con unas dimensiones de 14 por 12 metros compuesta por unas piezas que representan a su vez la misma escultura y cuyo presupuesto es de 900.000 euros (149 millones de pesetas).

Valdés explicó ayer que su primera preocupación cuando recibió el encargo fue 'no hacer un monumento de bronce sin vinculación con el lugar' y pensó en trabajar sobre la idea de una cabeza de dama con una escala grande, dada su ubicación, y teniendo como referencia las cúpulas azules de las iglesias valencianas. La escultura se colocará con un sistema de iluminación y sobre una lámina de agua que permitirá que sea visible desde lejos.

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, mostró su satisfacción por el acuerdo con los patrocinadores que dotará a la ciudad de una emblemática escultura en una de sus principales avenidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 08 de febrero de 2002.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50