Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un visitante vulgar

El Madrid, que juega en Valladolid, lleva seis partidos sin ganar fuera

El Madrid se muestra vulgar fuera del estadio Bernabéu. Lleva seis partidos sin ganar como visitante: Nástic (1-0), Mallorca (1-1), Rayo (1-0), Málaga (1-1), Athletic (2-1) y Espanyol (2-1). Hoy juega en Valladolid (21.00, Teletaquilla) contra un conjunto que tiene pocas fisuras desde que Caminero juega de libre. La baja de Zidane, que no se recuperó del esguince de tobillo derecho, seguirá pesando sobre el Madrid, cuya mejor noticia es la convocatoria de Makelele tras cumplir una jornada de suspensión.

Un tropiezo como el del domingo ante el Espanyol (2-1) metería al Madrid en la zona de los sobresaltos. De momento, los jugadores viajaron tranquilos. El técnico, Vicente del Bosque, hizo hincapié en el mensaje tranquilizador para distender los nervios de una plantilla sometida a lo que un alto cargo del club denominó 'autopresión' por ganar todos los trofeos en juego el año del centenario.

'Nuestra posición es envidiable', dijo Del Bosque; 'comenzamos cuatro competiciones, hemos ganado la Supercopa y somos, junto al Deportivo, el único equipo que está disputando tres títulos [Liga, Copa y Liga de Campeones]. Dicen que para ganar la Liga hay que ganar en casa y estamos siendo bastante eficaces en casa. Hay otros equipos que han hecho una temporada excelente fuera, como el Athletic, que están por detrás de nosotros. Es evidente que no estamos acertando fuera. Es por los problemas que nos ponen los otros equipos'.

Solari, el sustituto

Que Del Bosque haya preparado un discurso tan circular no hace sino evidenciar la inquietud subyacente. La lesión de Hierro ha expuesto las carencias del equipo para sacar la pelota jugada. El esguince de Zidane no ayuda a un centro del campo que ha perdido fluidez. Raúl ha bajado al medio a intentar generar jugadas de ataque a partir del juego corto, y algún delantero se ha quejado ayer de que apenas recibe balones. El sustituto de Zidane, Solari, reconoció que incluso a él le afecta negativamente su ausencia: '¿Cómo no se va a echar de menos al mejor jugador del mundo? Uno trata de hacer su trabajo de la manera más digna, pero el que no viaje Zidane nos pone tristes'.

Nadie como Alfredo di Stéfano representa la idiosincrasia inconformista de la afición del Madrid, que comienza a preocuparse. '¿A qué hora llegaste?', le preguntó Paco Gento el lunes, tras la derrota de Montjuic, sufrida en directo por el presidente honorario. 'A las diez de la noche, justo para ver por televisión el resumen de la exhibición que dimos. ¡Fuera no le ganamos a nadie!', contestó Di Stéfano.

El Madrid tendrá hoy ante sí a un rival poco adecuado para revertir esta tendencia. El Valladolid empató en el Bernabéu (2-2), derrotó al Valencia en Mestalla (1-2) y goleó al Depor en la Liga (3-0) y, aun eliminado, le volvió a vencer en la Copa (2-1).

Valladolid: Ricardo; Torres Gómez, Mario, Caminero, Peña, Marcos; Sales, Jesús, Luis García, Fernando; y Tote o Cuauhtémoc.

Real Madrid: Casillas; Salgado, Pavón, Karanka, Roberto Carlos; Figo, Makelele, Helguera, Solari; Raúl y Morientes o Guti.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de febrero de 2002