Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El factor meteorológico

La espesa niebla que cubría el sur de Madrid en la mañana de ayer pudo ser la causa del accidente del helicóptero Bolkow MB-105 del Cuerpo Nacional de Policía.

Este factor meteorológico puede provocar la desorientación espacial del piloto, esto es, el desconocimiento de su posición exacta respecto al suelo. En caso de tener que enfrentarse a ella, el piloto cuenta con la ayuda de un altímetro, 'pero estos aparatos no son tan precisos como los de los aviones', explica Marino Aguilera, presidente de la Asociación Profesional de Pilotos Comerciales de Helicópteros de España (APHYME).

Antes del despegue, el piloto ha de cerciorarse de que las previsiones meteorológicas son las más adecuadas para el vuelo, 'aunque en muchas ocasiones la niebla aparece de forma imprevista', asegura Aguilera. Si la falta de visibilidad es importante, se debe buscar un lugar más despejado para el aterrizaje, como hizo ayer el piloto del aparato siniestrado al aproximarse al aeródromo de Cuatro Vientos, su destino previsto en un principio.

Si de todas formas el descenso debe realizarse en esas condiciones, el piloto tiene que guiarse por el altímetro, las cartas de vuelo (que indican la posición exacta del aeródromo o helipuerto, y el lugar indicado para hacer la maniobra) y sobre todo por las instrucciones que se le den por radio.

'En todo caso, la aproximación no es tan exhaustiva como con los aviones', explica Aguilera. En los helicópteros, la toma de decisiones del piloto en esas condiciones de visibilidad es determinante. 'No cabe duda de que la niebla pudo añadir presión a la decisión de aterrizar de la tripulación del helicóptero', concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de enero de 2002