Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder del PSOE anima a los ciudadanos a implicarse para que la política no pierda espacio

Zapatero plantea en México reformar los organismos financieros internacionales

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, en su tercera jornada de visita institucional en México, convocó ayer a los intelectuales, y a todos los ciudadanos, a participar en política para recuperar el espacio perdido por ésta, humanizar la historia, promover la justicia social y ganar terreno al economicismo. El estrechamiento de los vínculos políticos con América Latina, agregó, debe efectuarse mediante la institucionalización de un diálogo poderoso, sincero y abierto, y una solidaria cooperación. El líder socialista amplió estas reflexiones durante su conferencia magistral Lo hispano: destino y utopía, pronunciada en la cátedra Julio Cortázar de la Universidad de Guadalajara (Jalisco).

'La cooperación entre los hombres representa solidaridad de los fuertes con los débiles, de los poderosos con los pobres, del norte con el sur, de Europa con América Latina a través de España'. La consecución de estos objetivos obliga a cambiar el orden internacional, según Zapatero, a reformar los organismos internacionales, los Fondos, los Bancos, para humanizar la política, y la historia, que no puede convertirse ni en física ni en economía. 'Convirtamos, pues, la utopía de lo hispano en el rumbo de las relaciones entre los pueblos de este siglo que empieza y nos convoca'.

Una constante en la conferencia del líder socialista fue su sensibilidad ante los padecimientos de millones de latinoamericanos, siempre pobres: durante las dictaduras o en las frágiles democracias que les sucedieron a finales del siglo XX. 'Compartinos algo más que economía, que mercaderías manufacturadas o dinerarias. El nuevo Leviatán se instala sólo desde el economicismo, de modo reduccionista'. Zapatero animó a dar la espalda a las perversiones de la globalización, a reducciones pecuniarias que conducen a la miseria.

'Estamos en un momento de máxima producción manufacturera, pero ¿esta dimensión no es proporcional a la injusta distribución de los bienes de la tierra? ¿Cómo se explica que la décima parte de la humanidad posea casi el 90%? Al comentar el repliegue de la política en sus espacios nacionales, advirtió de que la pretendida asepsia o el solipsismo individualista 'abandonan instancias' que pertenecen a todos. 'Y siempre alguien las termina ocupando y dominando'. Y añadió que es responsabilidad de los políticos provocar la participación política, pero también lo es de los intelectuales.

Aludiendo a las relaciones entre España y América Latina, desde los años de la conquista hasta nuestros días, el líder socialista pidió tener presente la historia para no repetir sus dramas.

'Personalmente, me posiciono frente al futuro contando con nuestras herencias culturales. Y digo nuestras porque es un inevitable que compartimos, un inevitable que, preñado de pasado, debe alumbrar un futuro'. El imaginarium europeo eligió el término 'descubrimiento' desde el fervor de la discusión, y esa fórmula eurocéntrica, prosiguió, negó la reciprocidad de los descubrimientos: 'Un mundo a otro, que se desconocían. Pero esa negación de la reciprocidad fue más allá: al encubrimiento de pueblos, gentes y de otras realidades, de otros sueños'. Sería necesario, propuso, un 'des-en-cubrimiento'.

Sin nostalgias

Rodriguez Zapatero insistió en la necesidad de abordar un diálogo ilusionante y sin nostalgias, en la conveniencia de perseguir una utopía con tiempo y espacio, y recordó, emocionadamente, a los miles de exiliados españoles, a los republicanos obligados a la diáspora después de la victoria del general Franco en la Guerra Civil. 'Es mi deber como ciudadano, como español y como socialista dar rendidas gracias a este país por la acogida salvífica de tanto ser humano'. 'No puedo olvidar a tantos españoles que no vinieron a hacer las Américas, sino a sufrir el desgarro y a vivir a / y / en América, en este caso México'. Todos ellos lo enriquecieron culturalmente. 'A ellos les gustaría que continuáramos la tarea'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de enero de 2002