Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL XIV CONGRESO DEL PP

Arenas: "Aznar ha sido, es y será el principal activo del Partido Popular"

El secretario general ensalza las victorias electorales, la cohesión interna y la lucha en Euskadi

El secretario general del PP, Javier Arenas, caldeó ayer la primera jornada del XIV Congreso del partido con una intervención cargada de recuerdos emotivos a las víctimas del terrorismo y sembrada de elogios a los tres vicesecretarios generales, Mariano Rajoy, Jaime Mayor y Rodrigo Rato, y, sobre todo, al presidente José María Aznar: 'Has sido, eres y serás el principal activo del partido'. Arenas colocó en su discurso triunfal, interrumpido en múltiples ocasiones con ovaciones dirigidas a los aludidos, en especial a Mayor y a Rato, una advertencia: 'Nuestro peor enemigo no está en el PSOE, sino en nosotros'.

'Creo que nuestro peor adversario no está en la oposición, sino dentro de nosotros'

Arenas remató su balance sobre tres años de gestión de la ejecutiva del PP con alusiones a las polémicas enmiendas de Francisco Álvarez Cascos, que todavía no se habían debatido, al problema de la sucesión y a las acusaciones de hiperliderazgo y aznarismo.

Eligió ese momento para expresar el orgullo de todos los presentes 'de contar con el político que más confianza y credibilidad ha obtenido de los ciudadanos españoles'. Las loas continuaron un minuto más: 'Presidente, todo el Partido Popular de España está contigo'. Ovación. Arenas siguió calentando la sala cuando se refirió al futuro de Aznar: 'Tu sabes lo que pensamos y lo que queremos. Tus decisiones las tomarás pensando en el interés de España'. Otra ovación. Y concluyó con la alabanza definitiva: 'Eres y serás el activo más importante'. Una hora y cuarto después de que iniciara su intervención, el informe presentado por Arenas fue aprobado por aclamación.

El secretario general aprovechó su discurso para presumir de haber cumplido junto a su equipo todos los encargos que le hicieron en el cónclave de 1999, para constatar los buenos resultados cosechados por el PP en las ocho elecciones que se han celebrado desde aquella fecha, para alabar la cohesión demostrada en este periodo y para reiterar la lucha emprendida en el País Vasco por sus concejales contra el terrorismo. En este punto se paró y recordó a las víctimas. Algunos familiares de ediles asesinados por ETA se pusieron de pie y los compromisarios estallaron en un aplauso prolongado.

Arenas incluyó en su discurso apoteósico una advertencia. Tras recordar el éxito de Aznar en las últimas generales, señaló: 'No quiero ser aguafiestas pero, a partir de ese resultado, creo que nuestro peor adversario no está en la oposición sino dentro de nosotros'.

El número dos del PP destacó ayer ante los delegados cómo la dirección había ejecutado todo lo que el partido le encomendó hace tres años: aumentar la presencia en la sociedad; liderar la renovación con el ejemplo interno; incorporar a más mujeres y jóvenes; profundizar en el centro reformista; y defender un proyecto global para España.

Arenas se extendió en las razones y los objetivos por los que el PP es y quiere seguir siendo un partido de Gobierno. Resaltó, en el análisis de su función en el partido, que se habían celebrado en estos años 18 congresos regionales, 41 provinciales y 10 insulares sin grandes contratiempos y con apoyos mayoritarios. Y enfatizó la teoría clásica de Aznar de la 'renovación por adición' para concluir que ahora uno de cada tres presidentes regionales es nuevo; dos de cada tres presidentes provinciales y el 82% de las secretarías provinciales e insulares. Una renovación y modernización del aparato del partido bajo su etapa que, según relató, ha atraído más militantes, 48.000 nuevos (23.000 mujeres), hasta alcanzar la cifra récord de 632.566 afiliados al PP.

Arenas lo quiso decir más claro: 'No es sólo cuestión de cantidad, sino también de calidad. Aquí se está porque se vale, no por cuota sino por nota'.

El secretario general del PP enfatizó en el capítulo de méritos la economía saneada del partido (450 millones de pesetas de deuda en total y un patrimonio inmobiliario valorado en 1.463 millones), la presidencia de Aznar de la Internacional Demócrata de Centro, las ocho citas con las urnas, las reformas aplicadas por el Gobierno y los pactos de Estado firmados con la oposición.

Arenas reservó varios de los pasajes de su discurso a la situación en Euskadi. Recordó que se había optado por no intentar nada con el PNV por su autoexclusión del diálogo tras el Pacto de Lizarra. Y explicó el motivo de tanta referencia, directa o implícita, a las víctimas de ETA: 'Es humano, es natural y es justo que nos acordemos de los compañeros que en estos años han perdido la vida por defender nuestros ideales, nuestra idea de España, nuestra Constitución'.

El secretario general del PP acabó con varapalos a la falta de unidad del PSOE en contraposición al clima de paz que dibujó para los populares: 'Un partido político serio no es un cajón de sastre donde cabe todo, desde la defensa de la Constitución al federalismo asimétrico, al federalismo igualitario o cooperativo, que de todo hemos oído. La sociedad quiere que los partidos sean casas ordenadas y tranquilas que dedican sus energías a buscar soluciones y el bienestar general'. Acusó a los socialistas de la cacería emprendida contra Rato y, al paso, ensalzó la figura del vicepresidente económico. La sala volvió a la ovación.

Entre los invitados al Congreso estuvieron la ex presidenta del Parlamento Europeo Nicole Fontaine, el ex presidente de Panamá Ricardo Arias, el presidente del PP Europeo, Wilfred Märtens; Xavier Trias, de Covergència; Manuel Silva, de Unió, y Paulino Rivero, de Coalición Canaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de enero de 2002