Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL XIV CONGRESO DEL PP

Acebes replicará a Cascos que limitar los mandatos cambia el modelo del PP

La Ejecutiva sufrirá 'pocos ajustes y técnicos

José María Aznar llegará hoy a la primera jornada del XIV Congreso Nacional del PP, que clausurará el domingo por última vez como presidente si cumple su compromiso de no volver a presentarse en las elecciones, sin revelar más nombres de su nuevo equipo en el Comité Ejecutivo que el del reelegido secretario general: Javier Arenas. La propuesta de Francisco Álvarez Cascos para introducir el debate sobre la limitación de mandatos, y de propina que Aznar repita en 2004, ha distraído la atención sobre las ponencias y de la lista de la ejecutiva que le arropará hasta su sucesión, en otoño de 2003. El ministro Ángel Acebes rechazará esta noche la iniciativa de Cascos porque entiende que trastocaría todo el modelo del PP para el futuro.

El XIV Congreso del PP, que se desarrollará en Madrid entre la tarde de hoy y el domingo, no aportará en principio grandes sorpresas o novedades. Es una convención concebida de transición hasta el momento de la verdad para Aznar y el PP, cuando entre el verano y el otoño de 2003 se diseñe su sucesión entre un grupito privilegiado de dirigentes de su entorno.

Aznar no quería un encuentro de personalismos o especulaciones sobre su sucesión y él y la dirección del PP han hecho todo lo posible para cumplir sus deseos.

En primer lugar, su equipo de fontaneros en La Moncloa, capitaneados por su jefe de gabinete, el liberal Carlos Aragonés, tuvo la ocurrencia de rescatar una serie de ideas de origen socialdemócrata, que patrocinó a comienzos de losaños noventa el sociólogo alemán Jürgen Habermas. Por esa razón se tituló la ponencia estrella El Patriotismo constitucional del siglo XXI. La polémica sobre la atribución y paternidad de esos términos y su definición ideológica ocupó la atención de columnistas, pensadores e intelectuales varias semanas. El texto final de esa ponencia, firmado por el ministro Josep Piqué y la dirigente vasca María San Gil, ha defraudado en el PP hasta a los propios autores de la idea.

La advertencia de Álvarez Cascos, antes de Navidades, de que él seguía queriendo que Aznar se volviese a presentar como candidato a la Presidencia del Gobierno preocupó sobremanera al propio Aznar y en la cúpula del PP. Sobre todo porque podía trastocar sus previsiones para el cónclave.

La contundente negativa de Aznar y la dirección del PP les llevó a pensar que Cascos desistiría de sus intenciones. No fue así. El ministro de Fomento, ex secretario general durante 11 años del PP, tramitó en el último día de plazo dos enmiendas que no precisaban directamente sus intenciones. Sólo abría una discusión sobre la conveniencia de establecer como norma y patrimonio dentro de los estatutos del PP la limitación de mandatos para la Presidencia del Gobierno que Aznar defiende para él como algo bueno en el plano personal.

Los ponentes de la comisión de Estatutos, Ángel Acebes y la coordinadora Ana Mato han charlado varias veces con Cascos estos días, han escuchado sus argumentos y han renunciado a negociar una enmienda transaccional porque no ven posible una posición intermedia entre la limitación de mandatos y la no limitación.

Las dos enmiendas de Cascos fueron registradas con el número 28 de las 300 tramitadas por 67 delegados. La ponencia de Estatutos ha atraído el interés de 1.200 compromisarios: el mayor de todos, como suele suceder en todas las convenciones.

A puerta cerrada

La discusión de esa ponencia y de las otras empezará esta tarde a las 20.00 a puerta cerrada, como decidió el comité organizador ateniéndose a una supuesta costumbre no contemplada en ningún reglamento. En el PP prevén que Cascos expondrá sus argumentos sobre las 22.00 horas. Como presentó dos enmiendas tendrá oportunidad de hablar cinco minutos. Acebes, que fue su coordinador general en el PP tres años, dispondrá del mismo tiempo para replicarle.

Acebes no entrará en otras discusiones que las plasmadas en las enmiendas de Cascos. El ministro, que conversó en su día con Aznar para corroborar sus impresiones, rechazará las propuestas de Cascos. Sostendrá que el sistema de los estatutos para elegir candidato a la Presidencia, sin límite de tiempo y por parte de la Junta Directiva Nacional, 'ha sido bueno y ha funcionado bien durante bastante tiempo'. Por tanto, 'no hay motivos ni razones para cambiarlo'. Acebes tampoco comparte la hipótesis de limitar la candidatura a un cargo, en este caso el de presidente del Gobierno, y no otros a puestos importantes como presidentes autonómicos o alcaldes.

Acebes entiende, además, que modificar ese punto en los estatutos trastocaría notablemente todo el modelo de partido que tantos frutos les ha reportado.

Acebes no se ha preparado ningún argumento para contraponer a Cascos si éste aprovecha para derivar sus iniciativas hacia la sucesión de Aznar. El PP sí ha previsto esa situación. El reglamento concede la potestad al presidente de la mesa de esa comisión, en este caso el vicepresidente primero del Senado, Alfredo Prada, para cortarle incluso el uso de la palabra. Igual que si un compromisario propone a viva voz una enmienda alternativa a la de Cascos. Prada es un dirigente de León de la confianza de Pío García Escudero, el coordinador de Organización del PP y presidente del comité organizador.

De la nueva lista del Comité Ejecutivo del PP (los 30 vocales que acompañan a Aznar como candidato y en la que se esperan una decena de renovaciones) y del Comité de Dirección anoche se desconocía prácticamente todo. Sólo se vaticina que habrá pocos cambios y en puestos técnicos.

Javier Arenas, que se ha reunido muchas veces estos días con Aznar, almorzó ayer con su equipo y les agradeció su trabajo. El único nombre adelantado fue el del nuevo secretario ejecutivo de Relaciones Internacionales, Jorge Moraga, que trabaja en La Moncloa con Francisco Javier Zarzalejos, secretario general de Presidencia. Dependerá de Aznar y ocupará la vacante de José María Robles Fraga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de enero de 2002