Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andalucía Acoge y Derechos Humanos afirman que la Ley de Extranjería ha incentivado a las mafias

La federación Andalucía Acoge y la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía consideran que la aplicación de la Ley de Extranjería, que lleva un año en vigor, ha contribuido a empeorar la situación de los inmigrantes y ha incentivado los negocios mafiosos que proliferan alrededor del fenómeno demográfico. El presidente andaluz de Derechos Humanos, Rafael Lara, aseguró ayer que 'las mafias están haciendo su agosto con esta ley' al aprovechar las situaciones de clandestinidad que crea.

Ambas organizaciones calculan que en la actualidad residen en España alrededor de 250.000 inmigrantes irregulares, a pesar de que en los diferentes mecanismos de regularización abiertos en los últimos 16 meses han solicitado los papeles 615.377 extranjeros. Los inmigrantes residentes en Andalucía apenas superan los 80.000, según ambas asociaciones.

El último contingente aprobado por el Gobierno contribuirá, según Rafael Lara, a incrementar el número de irregulares al incluir más de 20.000 permisos de temporada. 'Es otra fábrica de clandestinos porque nadie se cree que se vayan a ir', indicó. El secretario de Andalucía Acoge, Francisco Ramos, destacó que la cifra de inmigrantes sin regularizar deja en evidencia que 'todas las promesas del PP eran falsas'. Ramos también criticó el 'desconcierto' que han generado en el último año las distintas medidas adoptadas por la Administración estatal dependiendo de la nacionalidad de los extranjeros -el retorno voluntario sólo se aplicó a ecuatorianos- e incluso dependiendo de las provincias, lo que desencadenó movimientos masivos de inmigrantes atraídos por falsos rumores de regularizaciones.

Además de criticar la política 'restrictiva' y 'policial' del Gobierno, Ramos también censuró la 'ambigüedad' socialista en política migratoria, que achacó al 'funcionamiento de la calculadora electoral'. 'Las medidas en inmigración no son rentables electoralmente', agregó.

Andalucía Acoge y Pro Derechos Humanos presentaron también una campaña que se desarrollará durante la presidencia española de la UE para tratar de difundir los aspectos positivos de la inmigración. Ramos lamentó que se asocie con frecuencia la inmigración a la delincuencia que, a su juicio, provocará 'un aumento del racismo y la xenofobia'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de enero de 2002