Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Antenas

Somos un grupo de vecinos del centro de Manises que lamentablemente está en una zona rodeada de tres repetidores de antenas de telefonía móvil. Dos de ellas en la calle de Maestro Guillem y una tercera unos metros más atrás, junto a Renfe, en el centro de un triángulo, cuyos vértices son las antenas de la telefonía móvil. El pasado febrero nos dimos cuenta, a través de la información que recabamos, de los posibles efectos nocivos sobre nuestra salud de las irradiaciones electro-magnéticas que las antenas emiten.

Hemos mantenido reuniones de vecinos y presentado instancias en el Ayuntamiento denunciando el asunto que nos preocupa, recibiendo la callada por respuesta; reuniones con otras personas afectadas y sensibles a la proliferación de las antenas de móviles; contactos con los partidos de la oposición, con el fin de llevar el problema a los plenos municipales, al tiempo que exhibíamos pancartas. Creo que hemos intentado de una forma coherente y razonada, y a través del Ayuntamiento, que cortaran el suministro eléctrico de las antenas, pero siempre nos hemos encontrado con la ilógica prepotencia del PP.

¿Y qué hemos conseguido?

Primero, un tímido procedimiento sancionador, por carecer de las servidumbres aeronáuticas, a la antena ubicada en Maestro Guillem 10; una ordenanza reguladora de las condiciones de instalación y funcionamiento de elementos y equipos de telecomunicaciones, en el que leído con detenimiento se hace más hincapié en los aspectos estéticos, que en los meramente relacionados con la salud, que es lo que nos preocupa. Y para finalizar una medición a bombo y platillo de las emisiones electromagnéticas, pero de la que carecemos de los datos de la medición, tan sólo nos dicen que 'mil veces menos', ¿mil veces menos de qué...? Pero las antenas siguen en su sitio.

Ya sólo nos queda la vía judicial, y en eso estamos, hemos buscado un abogado y pensamos presentar un recurso, dado que la antena ubicada en la calle de Maestro Guillem 10 no fue colocada por unanimidad, sino sólo por mayoría, que es lo que parece ser que indica la normativa. Por nuestra salud y la de nuestras familias, deseamos la desconexión de las antenas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 2002