Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayoría de las agrupaciones socialistas vascas piden renovación y democracia interna

Cargos de 45 Ejecutivas del PSE de Vizcaya y Guipúzcoa firman un manifiesto 'contra el frentismo'

Una representación sustancial de las organizaciones del PSE-EE en Vizcaya y Guipúzcoa -responsables de 25 agrupaciones vizcaínas y de 20 guipuzcoanas, así como varios cargos públicos- exhibió ayer su posición unitaria ante el próximo congreso extraordinario, del que esperan un debate clarificador y que surja un proyecto capaz de sacar a la política vasca del frentismo en torno al PNV y al PP. Setenta cargos socialistas presentaron en San Sebastián un manifiesto, crítico con la gestión de Redondo, y pidieron que no se caiga en maniqueísmos, porque 'la defensa de la libertad no está a debate'.

Representantes de una mayoría de las 71 agrupaciones socialistas de Vizcaya y Guipúzcoa se mostraron ayer unidos en San Sebastián ante el futuro congreso del PSE. Defendieron un partido 'flexible', a modo de réplica al gesto protagonizado la pasada semana por un grupo de militantes que defendió públicamente la figura del secretario general dimitido, Nicolás Redondo Terreros.

Los setenta cargos internos y públicos del PSE-EE pretenden con esta iniciativa -un manifiesto de cinco folios en el que además exigen renovación y más democracia interna- establecer una serie de principios generales para que se desarrolle un debate clarificador entre las posiciones confrontadas. Los firmantes mostraron su confianza en que la comisión gestora que ahora dirige el partido sea capaz de elaborar un 'documento de síntesis'. 'Se está planteando un debate falso dentro del socialismo vasco', advirtió la parlamentaria Isabel Celaá , portavoz de los reunidos. 'La defensa de la libertad no está a debate', explicó. 'Somos gente de compromiso, que hemos asumido hace muchos años que hace falta coraje para vivir día a día y no creemos en el debate maniqueo según el cual unos están a favor de la libertad y los otros del pacto con los nacionalistas', agregó.

'Detractores de nadie'

Según Celaá la plataforma de dirigentes vizcaínos y guipuzcoanos no está formada por 'detractores de nadie' ya que quienes suscriben el manifiesto presentado ayer son defensores desde hace muchos años de la libertad, la Constitución y el Estatuto y no van a permitir que 'ni el PP ni el PNV' les dividan. El documento lleva como título Un socialismo unido y renovado para defender la democracia y las libertades en Euskadi y en su elaboración han participado los secretarios generales del PSE-EE de Vizcaya y Guipúzcoa, Patxi López y Manuel Huertas, respectivamente.

Entre los asistentes al acto de ayer estuvieron los alcaldes de Irún, Rentería y Eibar -no asistió el alcalde donostiarra, Odón Elorza- así como los de Ortuella y Sestao. Asimismo acudieron el exconsejero de Vivienda del Gobierno Vasco José Miguel Martín Herrera y los ediles de Bilbao Dimas Sañudo y Begoña Gil. También acudió Iñaki Dubreil, el concejal de Ordicia que fue víctima de un atentado con coche bomba.

La portavoz expresó el convencimiento de los asistentes de que el Partido Socialista puede conseguir romper el frentismo entre el PNV y el PP. También criticó al 'nacionalismo gobernante', que llegó a 'echar por la borda 14 años de colaboración' con los socialistas, según ella, y que desde hace cuatro años no ha sido capaz de 'estabilizar el país'.

Los promotores del documento aseguran que buscan la 'integración y la cohesión interna, sin marginar a nadie'. Los dirigentes vizcaínos y guipuzcoanos reclaman una 'renovación' profunda y 'más democracia interna', lo que implica una crítica a la dirección actual, en la que están algunos de sus firmantes. Añaden en el documento que el partido ha olvidado las fórmulas tradicionales de 'participación y debate', por lo que exigen una mayor 'renovación' que implique más garantías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de enero de 2002