Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Roma brama contra Mendieta

El jugador pasa en seis meses de ser la estrella de moda en Europa a ser vilipendiado en el Lazio

El futbolista español más caro de la historia -Gaizka Mendieta- es 'un intruso en su propio equipo [el Lazio]', según el Corriere dello Sport; un jugador de actitud 'irritante' que 'rehúye la responsabilidad', según el mismo periódico romano; 'un enfermo en estado terminal' con 'mirada de esfinge', dice La Gazzetta dello Sport. Todas estas descalificaciones hiperbólicas las vertió ayer la prensa italiana sobre el futbolista del Lazio que, hace seis meses, era el centrocampista más valorado de Europa. El chico de moda por el que el Madrid suspiró en verano. El fichaje estrella del Lazio, que pagó por él 48 millones de euros para compensar las marchas de Nedved y de Verón. El mismo que, el pasado verano, se presentó en Formello -la ciudad deportiva del Lazio- rodeado de representantes, abogados y periodistas. Con el Lazio eliminado de la Liga de Campeones, fuera de la Copa italiana y en zona de nadie en la Liga, Mendieta, de 27 años, ha pasado a ser increpado por los tifosi, cuestionado por el dueño del club -el empresario de productos lácteos Sergio Cragnotti-, y ninguneado por su entrenador, Alberto Zaccheroni, que lo trata como a un novato. Y las acciones del Lazio han caído un 45% desde la llegada de Mendieta: el 18 de julio se pagaron a 2,92 euros y ayer a 1,63 euros.

Corren malos tiempos para los españoles en el club romano. Iván de la Peña, otro que llegó como un divo, ha sido apartado de los entrenamientos tras insultar al segundo entrenador del equipo. De la Peña cobra casi tres millones de euros por temporada mientras que Mendieta percibe casi 4,8 millones.

Pero, ¿qué le pasa a Mendieta? 'Es raro', explica Luis Suárez, el futbolista español que triunfó en Italia en los años sesenta, ahora en la secretaría técnica del Inter. 'Está pagando que su equipo haya estado tan mal. Y quizá estos chicos españoles han llegado a Italia sin saber lo difícil que es este fútbol: mucho más táctico, agresivo y pensado para frenar al adversario'.

La adaptación al calcio no es fácil. También Zidane o Platini necesitaron tiempo. 'Sí, hay bastante diferencia', comenta José Mari, delantero del Milan. 'Los campos son muy malos, hay menos tiempo para pensar y medio metro menos para controlar el balón'. Además, dice José Mari, Mendieta ha encontrado un 'ambiente hostil' en el Lazio, una de las aficiones más agresivas de Italia. 'Es el fichaje más caro y eso pesa', comenta otro milanista, Javi Moreno.

Favorecido por el interés del Madrid en contratar al jugador vasco, el Valencia hizo el agosto con el traspaso de Mendieta . Y se aseguró, además, de que el jugador no recalara en el Madrid: si el Lazio lo traspasa a un club español, deberá pagarle al Valencia 14 millones de euros más.

'Es extraño', abunda un ex compañero de Suárez en el Inter, Joaquín Peiró, actual técnico del Málaga. 'Mendieta tiene una gran calidad y un gran fuelle físico, pero necesita adaptarse a los horarios: comes a las 12 y juegas a las dos', dice el ex delantero español del Torino, el Inter y el Roma.

'Mendieta reúne todo lo necesario para triunfar', añade Víctor Muñoz, técnico del Villarreal y ex centrocampista del Sampdoria. 'Pero quizá en Italia se busca un alto grado de especialización y él no es un especialista. Sí es un gran centrocampista, pero no un crack para resolver los partidos'.

El jugador vasco ha disputado 24 partidos oficiales y todavía no ha marcado. Ha chupado banquillo, sobre todo desde que la entrada en el equipo de su sustituto, el checo Poborski, coincidiera con una racha positiva del Lazio. Ni el anterior técnico, Dino Zoff, despedido al comenzar el curso, ni el actual, Zaccheroni, le han encontrado acomodo. Su relación con Zaccheroni, que está en la cuerda floja, no es buena.

Y, con todo, en su entorno aseguran que Mendieta ha mejorado mucho, que jugó un gran partido contra el Milan en la ida de la Copa. Que sólo es cuestión de paciencia. Pero a los tifosi no les queda mucha paciencia. Y a José Antonio Camacho, seleccionador español, se le plantea un serio problema ante el próximo Mundial de Corea y Japón: qué hacer con Mendieta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de enero de 2002