Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona proyecta dos residencias para estudiantes en la Zona Universitaria

La reforma urbanística prevé construir seis aparcamientos que permitirán ganar 35.000 metros de zona verde

Integrar la Zona Universitaria en Barcelona y, también, en la región metropolitana. Ése es el proyecto que late bajo el conjunto de previsiones incluidas en el plan director de la zona, denominada Puerta del Conocimiento por la proliferación de edificios relacionados con la investigación y la docencia. En suma, el plan prevé la construcción de un campus cohesionado. Y para ello se propone convertir en zona verde espacios que hoy son aparcamientos al aire libre. El plan prevé, además, demoler el cuartel del Bruc y construir nuevas facultades.

Los autores del plan director de la Zona Universitaria han empezado por intentar comprender qué tenían entre manos: un conjunto ajeno al resto de la ciudad. Ajeno en casi todo. Sus accesos, tanto de entrada como de salida, en transporte público o privado, eran malos. Su distribución geográfica respondía a criterios históricos relacionados con la propiedad de parcelas de gran tamaño, ya inexistentes en el resto de la ciudad. Buena parte del suelo es público (universidades, Maternidad, palacio de Pedralbes) o privado de uso público, como es el caso de los edificios del FC Barcelona o el Club de Polo.

Geográficamente, el territorio presenta enormes desniveles que arrancan desde Sant Pere Màrtir y llegan hasta casi el llano, en la zona de Sants. Además, administrativamente el terreno se divide entre tres municipios: Barcelona (203 hectáreas); L'Hospitalet (24 hectáreas) y Esplugues (13 hectáreas). Estas últimas gravitan sobre el conjunto, ya que sus ocupantes utilizan las vías de la zona, pero no se incluyen en el plan.

El número de propietarios es pequeño: 27. El mayor, en términos cuantitativos, es la Universidad de Barcelona, que tiene 34 hectáreas. 28 pertenecen al Ayuntamiento (en ellas se incluyen el parque de Cervantes, el palacio real de Pedralbes y el cementerio de Les Corts). La Universidad Politécnica tiene 17,4 hectáreas. El resto se reparte entre propietarios menores (el Club de Polo tiene buena parte de sus terrenos en régimen de alquiler).

El proyecto prevé dar continuidad a todas las zonas verdes y construir vías de entrada y de salida, al margen del transporte público previsto en el Plan Director de Infraestructuras. Éste tiene que cambiar la movilidad de la zona. Hoy predominan el autobús y el coche. Mañana, tienen que dominar el metro (la futura línea 9) y el tranvía.

Pero el coche, aunque el plan recomiende el uso del transporte público, seguirá siendo utilizado. Hoy los espacios entre las facultades situadas entre la Diagonal y el estadio son un inmenso aparcamiento, polvoriento o embarrado, según los vientos y las lluvias. En el futuro tienen que ser un campus con zonas verdes, tres nuevas facultades universitarias y dos residencias estudiantiles.

Para ello, hay que guardar los coches. El plan director ha previsto cuatro aparcamientos subterráneos con una capacidad de 2.500 plazas por planta, donde meter los vehículos de estudiantes y profesores, de día, y los aficionados al fútbol cuando haya partido. Servirían también para el tráfico que origina el tanatorio de Les Corts.

Además, habría que construir aparcamientos al norte de la Diagonal. Se prevén dos: uno para 1.200 vehículos, en las explanadas adyacentes a los jardines de Can Girona, y otro para 500 coches bajo el espacio que hoy ocupa el cuartel del Bruc. Para este edificio se propone la demolición, con permiso del Ministerio de Defensa, su actual propietario. En su lugar se proyectan tres edificios. Uno de entre cuatro y seis plantas, en la zona próxima a la montaña, y otros dos más bajos y de carácter simbólico, en la parte inferior. El espacio libre daría para una plaza que uniera los jardines de Torre Girona y el parque de Cervantes.

El plan autoriza parte de los usos proyectados por el FC Barcelona, aunque restringe otros (véase EL PAÍS del pasado 22 de diciembre). En la zona de la avenida de Gregorio Marañón se prevé la construcción de un aparcamiento para 110 autocares que resolvería parte de los problemas de saturación de tráfico los días de partido.

El plan proyecta resolver problemas concretos, pero siempre desde una perspectiva global: que la zona deje de ser un anexo a la ciudad y sea, pura y simplemente, una parte más de la misma, situada en pleno corazón de la región metropolitana.

Los campus

La Zona Universitaria de Barcelona alberga dos universidades: la de Barcelona y la Politécnica de Cataluña. El plan proyecta integrar sus campus, situados a ambos lados de la Diagonal. Y, con ello, el distrito piensa en ganar la avenida para la ciudad, por encima de su uso actual, que primordialmente es de entrada y salida. Estos campus acogen diariamente a 62.000 estudiantes, 3.800 profesores y 2.000 empleados administrativos y de otros servicios. Hay en la zona 12 facultades, cuatro escuelas superiores y dos escuelas universitarias. Pero estos centros, por sí solos, no bastarían para configurar una 'puerta del conocimiento', como desea el gobierno municipal. Junto a los centros docentes se hallan también 13 institutos y centros de investigación, otros 23 centros y servicios técnicos investigadores y 10 centros consorciados. Todos estos centros, así como el estadio del Barcelona, el cementerio o el palacio real tienen una característica común: en una o más partes del día están prácticamente deshabitados, lo que, unido a la relativa gran extensión de los espacios, configura un panorama que, en algunos momentos, resulta desolador: más cercano al desierto que a una ciudad tan poblada como Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de enero de 2002

Más información