Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La joven muerta en Sant Adriá pudo ser asesinada por un grupo de personas

La joven Josefa Amaya, de 18 años, que el domingo apareció muerta a puñaladas y con el restro desfigurado por los golpes en un paso elevado del barrio de Via Trajana de Sant Adriá del Besós pudo haber sido asesinada por un grupo de personas y no por una sola como se creía en un principio. La aparición junto al cadáver de un palo y un calcetín con una piedra en su interior pueden avalar esta tesis.

Por su parte, la familia de la joven sospecha que el asesino o asesinos conocían a la víctima. El abuelo de la joven, José Amaya, explicó ayer que su nieta 'debía conocer al agresor, porque, sino, no se hubiera ido sola a una zona como esa'. Los vecinos del barrio han denunciado que en puente donde apareció el cadáver de la joven es un punto de encuentro de drogadictos y delincuentes. La policía continúa las investigaciones basándose en el móvil pasional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de enero de 2002