Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:COMUNICACIÓN

La marca de Globo Media

Emilio Aragón, presidente de la empresa audiovisual más rentable, se enfrenta a un nuevo reto ante las cámaras

Su nueva imagen es la antítesis del personaje políticamente correcto que le tocó interpretar en la imbatible serie de televisión Médico de familia. En Javier ya no vive solo, Emilio Aragón es un tipo independiente, estrafalario y un poco golfo. Quizá por este giro de perfil se muestra relativamente confiado ante el estreno, esta noche, en Tele 5 (22.00). Aragón se juega mucho, y no sólo como actor. También como empresario. Es el presidente de Globo Media, la productora que a finales de los noventa pasó a liderar el ranking por volumen de facturación en un sector, el audiovisual, con flaco bagaje industrial.

En 2000, la compañía (propiedad en un 88% del Grupo Árbol) alcanzó 70,8 millones de euros (11.780 millones de pesetas), con un beneficio neto de 7,86 millones de euros (1.307 millones de pesetas). La temporada pasada puso el sello a 387 horas de programas (Periodistas, Compañeros, 7 vidas, Policías, El informal, Caiga quien caiga, entre otras), casi siempre en lo alto de la tabla de las audiencias.

Pese a estar al frente de una de las productoras más poderosas del panorama español, Aragón confiesa que se siente más cómodo en los platós que en los despachos. 'Intento sacudirme el cargo. Cuando soy actor no ejerzo de presidente de Globo Media. Tengo el 5 en la espalda y voy de líbero, como en el fútbol'.

Delante de las cámaras es también un ganador. Médico de familia alcanzó cotas superiores a los nueve millones de espectadores, una marca sólo superada en la última década por Farmacia de guardia (Antena 3).

Aragón -que dirige una orquesta sinfónica y ha creado una ONG para la formación de jóvenes músicos- asegura, a las puertas del estreno, que Javier ya no vive solo sale al aire 'con respeto, humildad y pidiendo permiso' porque cada año que pasa 'es más complicado y difícil' conquistar audiencias millonarias. La incógnita que se plantea el equipo de la productora es si estarán 'a la altura' de Médico de familia. 'Para mí', dice Aragón, 'el reto es hacer olvidar lo antes posible a Nacho Martín. No esperamos cotas tan altas como el 42% de media. Aquello era una locura, aunque nos contraprogramaban continuamente. Fue un fenómeno muy puntual'.

Javier ya no vive solo tiene, según sus autores, toques de Ken Loach y de Billy Wilder. Personajes perdedores envueltos en tramas de comedia ácida. Emilio Aragón se resiste a calificar la serie como un producto 'de laboratorio', pero los directivos de Tele 5 confiesan que en esta ocasión están 'un poco más tranquilos de lo normal' ante un estreno. 'Por más confianza que tengamos, hay alguien que decide, que es el público, con el dichoso mando', replica el actor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de enero de 2002