Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El local donde murieron cinco músicos en Leganés era ilegal

El Ayuntamiento de Leganés decretó hace cinco años la clausura definitiva de las naves industriales de la finca de la Oliva, donde murieron por monóxido de carbono el pasado 29 de diciembre cinco componentes del grupo musical Santuario. Los inmuebles habían sido construidos en un solar donde antes se levantaba una antigua vaquería, en un suelo catalogado como no urbanizable, según informaron fuentes municipales.

Al estar levantadas en un terreno no urbanizable, la nave carece de las licencias municipales de apertura y de obras. Los técnicos de Industria la han revisado en varias ocasiones y no presenta las condiciones mínimas para ser utilizadas, según fuentes municipales. El decreto de demolición se aprobó en 1996 e incluía a las siete naves de la finca de la Oliva. El propietario del inmueble en el que se produjo el mortal accidente presentó un recurso de reposición ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. 'Otro dueño también acudió al mismo tribunal y los magistrados decretaron la demolición inmediata', explicaron fuentes municipales.

El alcalde de Leganés, José Luis Pérez Ráez, del PSOE, señaló que el incumplimiento de la clausura del local también supone 'algún tipo de responsabilidad' por parte del dueño de las naves.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de enero de 2002