Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las subidas de impuestos y la nueva moneda dispararán el IPC de enero

Si el resultado de la inflación al cierre del pasado año ha sido poco alentador, lo que se espera para enero puede ser para echarse a temblar. Según los pronósticos tanto de expertos privados como en el ámbito del Ministerio de Economía, la inflación en ese mes puede alcanzar 0,8 décimas y elevar la tasa anual cerca del 3,5%.

Las causas de estos temores son las subidas de impuestos, algunos redondeos con el euro, la congelación de la tarifa de la luz y los aumentos en el transporte y otros precios administrados como el teléfono. Ese mes se tendrán en cuenta por primera vez los precios rebajados en el cambio de metodología previsto, pero no será suficiente para compensar las demás subidas.

Lo que más impacto va a tener es la subida de 0,027 euros en el impuesto especial que grava las gasolinas y los gasóleos de uso general. También suben un 8% de media los impuestos que gravan el consumo de alcohol y 0,018 euros el específico sobre el consumo de tabaco.

Igualmente, ha subido del 7% al 16% el IVA del butano y de las autopistas de peaje. Precios administrados como el teléfono también se incrementan. En concreto, la cuota de abono mensual se eleva 1,2 euros. Bajan un 14,7% las llamadas provinciales y un 19,6% las internacionales, pero no las locales, que son las de mayor uso.

Entran las rebajas

La tarifa de la luz, en contra de las rebajas habidas en los últimos años, se congela en el caso del uso doméstico. Los transportes públicos urbanos suben un 7,2% en Madrid. Las tarifas postales aumentan una media del 2,6% y Renfe ha anunciado una subida del 3% para los trenes de cercanías.

Este aluvión de subidas superará con creces el efecto positivo que puedan tener algunos de los cambios metodológicos que el Instituto Nacional de Estadística (INE), aplicará en el Índice de Precios al Consumo (IPC) de enero. La más importante es que, por primera vez, se incluirán los precios de los productos rebajados y las ofertas.

Hay, además, un cambio de base que sitúa en 2001 (igual a 100) el punto de partida. Se van a incluir nuevos artículos (de los 471 actuales a unos 490), y se actualizarán al menos cada dos años las ponderaciones de cada parcela. La lista pormenorizada y el peso de cada uno de los productos es secreto. También se tendrán en cuenta las mejoras de calidad en algunos productos como los electrodomésticos, para descontar su efecto en los precios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de enero de 2002