Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gavaldà atribuye la financiación de Unió a Duran Lleida y Sánchez Llibre

UDC asegura que el ex dirigente democristiano ha mentido al juez

Vicenç Gavaldà, ex secretario de organización de Unió, declaró ayer en el Juzgado de Instrucción número 9 de Barcelona que los responsables de la financiación del partido democristiano son Josep Anton Duran Lleida, presidente del comité de Gobierno, y Josep Sánchez Llibre, miembro de la dirección. Gavaldà afirmó que parte del dinero lo aportaba Sánchez Llibre sin que se supiera su procedencia. Jordi Casas, portavoz de Unió, aseguró ayer que Gavaldà había faltado a la verdad para defenderse.

Ayer declararon ante la juez Silvia López, que instruye el llamado caso Pallerols -en el que se investiga una supuesta financiación irregular de Unió Democràtica de Catalunya-, Vicenç Gavaldà y también Fidel Pallerols, el empresario que, supuestamente, aportaba a Unió el 10% del importe que recibía del Departamento de Trabajo para realizar cursos de formación ocupacional. El titular de la cartera de Trabajo era en aquel momento el democristiano Ignasi Farreres, y un hermano del acusado, Lluís Gavaldà, ocupaba un cargo de confianza.

Los dos declarantes oyeron una cinta magnetofónica donde, presuntamente, repasan las cantidades que debía percibir Unió Democràtica, así como las nóminas de empleados del partido que supuestamente había pagado el empresario Fidel Pallerols. Gavaldà y Pallerols negaron que las voces de la cinta fueran las suyas y, consecuentemente, la veracidad de la grabación.

Pallerols y Gavaldà rechazaron también que fueran auténticos diversos documentos que reflejan pagos del empresario a Gavaldà. Pallerols sugirió incluso, en declaraciones posteriores, que la Guardia Civil actuaba en connivencia con quienes habían montado 'una campaña' contra él y contra Unió Democràtica.

Situaciones de ahogo

Gavaldà fue algo más explícito. En dos ocasiones aseguró a la juez que la financiación del partido era cosa de Duran Lleida y de Sánchez Llibre, a quienes, dijo, Pallerols tenía libre acceso. Asimismo, rechazó cualquier tipo de responsabilidad en materia económica y negó haber recibido cantidad alguna de Pallerols o de cualquier otra persona.

A preguntas de uno de los letrados, Gavaldà aseguró que él 'no tomaba decisiones relacionadas con la financiación del partido. Dicha función la llevaban a cabo Sánchez Llibre y Duran Lleida', declaró. Y añadió que 'en situaciones de ahogo económico (...), Sánchez Llibre realizaba o entregaba cantidades en efectivo, una parte se ingresaba en la cuenta corriente' y, otras, dijo, creía que 'se destinaban a pagos', aunque 'no seguía la pista de este dinero, ya que se distribuía en gerencia'. No obstante 'según las informaciones' de que dispone, supone que estas cantidades 'se destinaban al pago de gastos que no aparecían en la contabilidad oficial'.

Con relación a esta declaración, el portavoz de Unió Democràtica, Jordi Casas, aseguró ayer: 'Vicenç Gavaldà ha hecho uso de su derecho constitucional a no declararse culpable y a no decir la verdad'. Casas reiteró la confianza de Unió en la justicia. Por su parte, Josep Sánchez Llibre, en declaraciones a este diario, aseguró que el conjunto de las declaraciones de Gavaldà y Pallerols 'dejan claro que Unió no percibió ni una sola peseta de forma irregular'. La existencia de una doble contabilidad dentro de Unió Democràtica aparece dos veces en la declaración de Gavaldà: 'El presupuesto oficial era superior' a los ingresos que tenía Unió, afirmó Gavaldà en otro momento de su declaración, y añadió que la situación del partido era 'dramática' y que, a pesar de ello, 'ciertos dirigentes del partido llevaban un tren de vida no acorde con esta situación'. Entre los dirigentes que disponían de coche oficial con cargo a Unió, Gavaldà citó a Duran Lleida, Sánchez Llibre y Domènec Sesmilo.

'Pero cuando la situación era apurada', añadió, 'se acudía al señor Sánchez Llibre, que venía a soslayarla con los donativos que no se sabía de dónde procedían. Dichos donativos eran en efectivo y se ingresaban en una misma cuenta específica para ello y en diferentes partidas'. Las personas que realizaban estos ingresos eran 'del entorno más directo de Sánchez Llibre'.

El ex secretario de organización de Unió afirmó que abandonó sus responsabilidades en el partido por discrepancias directas con Duran Lleida, que pretendía, afirmó, una organización de tipo personalista. Por lo tanto, añadió, no hubo enfrentamiento alguno sobre las fuentes de financiación, 'puesto que no sabía de dónde procedían ya que se suponía que se trataba de donativos y las únicas personas que realmente tenían conocimiento de cuáles eran estas fuentes eran Duran Lleida y Sánchez Llibre'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de enero de 2002