Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno se declara 'preocupado' por la masiva llegada de inmigrantes cubanos a Barajas

El Colegio de Abogados denuncia que 'se está creando una situación que acabará por estallar'

Las autorizaciones de entrada en España que el Gobierno ha repartido entre los miles de cubanos llegados en los últimos meses al aeropuerto de Barajas (Madrid) no les permiten regularizar su situación y 'les dejan en una enorme indefensión', según el Colegio de Abogados de Madrid. El director del Aula de Inmigración de este organismo, Fernando Oliván, denunció a este periódico que 'se está creando una situación anómala que acabará por estallar'. Un portavoz de la Oficina de Información Diplomática declaró: 'El Gobierno está preocupado y estudia una solución con los ministerios concernidos'.

El documento que reciben los cubanos les autoriza la entrada en España según el artículo 25.4 de la Ley de Extranjería. Y añade: 'Se informa de que el titular de esta autorización tiene 60 días de plazo para regularizar su situación, o en caso contrario para abandonar el territorio nacional'.

El artículo 25.4 de la Ley de Extranjería señala textualmente: 'Se podrá autorizar la entrada en España de los extranjeros que no reúnan los requisitos [habituales] (...) cuando existan razones excepcionales de índole humanitaria, interés público o cumplimiento de compromisos adquiridos por España. En estos casos, se procederá a hacer entrega al extranjero de la documentación que se establezca reglamentariamente'. El Reglamento de Extranjería precisa: '(...) Se procederá a hacer entrega al extranjero de la resolución acreditativa de la autorización de entrada por cualquiera de estas causas, para una estancia máxima de tres meses en un periodo de seis'.

A la vista de estos y otros textos legales, abogados expertos en asilo e inmigración explican que el Gobierno no está otorgando a los cubanos asilo humanitario, sino un permiso de entrada como el de un turista, por dos meses. 'Al cabo de esos 60 días, quedan en la ilegalidad', denuncia el letrado Enrique Barbero. 'Están introduciendo irregulares con el consentimiento del Ministerio del Interior', acusa su colega Sebastián Sánchez, del turno de Extranjería del Colegio de Abogados de Madrid. La letrada Magdalena Queipo de Llano, que atiende a varios de ellos, relata que llegan 'organizados y sabiendo qué tienen que responder a las preguntas de los policías del aeropuerto. Esto sí que es un verdadero efecto llamada'.

Sin garantías

Los cubanos entran en España sin ninguna garantía de poder regularizar su situación por ley. 'Ni se les resuelve un problema, ni se les ofrece una vía humanitaria ni se les considera refugiados políticos', explica el director del Aula de Inmigración del Colegio de Abogados, Fernando Oliván.

Entre las dificultades para que puedan regularizar su situación, sus abogados enumeran las siguientes:

'En primer lugar, no tienen visado de residencia, por lo que deberían pedir una exención del mismo. Pero si el Gobierno se lo concediera, significaría que debería haber admitido la solicitud de asilo que les rechazó cuando llegaron a Barajas. Ahora ellos han terminado por alegar que viajaron a España por motivos económicos'.

'En segundo lugar, una vez obtenida la exención de visado, dispondrían de un mes para solicitar un permiso de residencia y de trabajo, para lo que la Administración les exigiría que presentaran una oferta de empleo y un certificado del INEM de que no existen ciudadanos españoles, comunitarios o extranjeros residentes legales que aspiraran a un trabajo en la misma actividad que ellos'.

'En tercer lugar, podrían solicitar sólo un permiso de residencia. Pero para obtenerlo deberían acreditar, entre otras cosas, una cuenta bancaria con un saldo aproximado al doble del salario mínimo anual, que el criterio habitual de la Administración fija en 10.818 euros (1.800.000 pesetas)'.

En las condiciones actuales, el tiempo de tramitación de todo ese proceso ronda un año, frente a los dos meses de que disponen los cubanos, según fuentes del Colegio de Abogados. Entre los recién llegados y los letrados que les atienden circula el rumor de que con el papel que les han entregado en Barajas podrán solicitar próximamente una exención de visado que les permitiría aspirar a un permiso de trabajo y de residencia. A la vista de las dificultades señaladas, los abogados creen que el problema deberá ser solucionado desde las prerrogativas del ministro del Interior, que Mariano Rajoy ya utilizó el año pasado para abrir el proceso de regularización por arraigo.

A preguntas de EL PAÍS, un portavoz oficial de la Embajada de Cuba en Madrid declaró que a las autoridades de La Habana 'no les preocupa' la avalancha de cubanos que se viene produciendo desde hace varios meses. 'Nosotros no negamos la salida del país a ningún ciudadano que cuente con permiso legal, como es el caso de los que llegan a Barajas. Lo que está sucediendo es responsabilidad del Gobierno español. Debe ser él quien se explique'. Desde el Ejecutivo, la Oficina de Información Diplomática afirma: 'El Gobierno observa este problema con preocupación y busca soluciones con los ministerios concernidos'. Respecto a la posibilidad de que el Ejecutivo haya realizado algún tipo de gestión en La Habana, el diplomático responde en tono enigmático: 'Esta oficina no tiene constancia de que se haya hecho esa gestión, lo que en modo alguno quiere decir que no se haya producido'.

Desde hace cuatro días, este periódico intenta, sin éxito, obtener la versión de la Delegación del Gobierno para la Extranjería y la Inmigración, cuyo titular es el secretario de Estado Enrique Fernández-Miranda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 2002