Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Rivaldo se opone a que Brasil juegue con Cataluña

El jugador rechaza el amistoso al no ser la catalana una selección oficial

Ciertamente, 2002 no podía empezar peor para el Barça, sumido en un carrusel diario de despropósitos. Primero los brasileños Geovanni y Rochemback no dieron señales de vida el martes, día de Año Nuevo; llegaron el miércoles, con un día de retraso, al Camp Nou y el jueves alegaron sospechosos problemas personales para pasar forzosamente la Nochevieja en Brasil. Kluivert dijo ayer, con sinceridad, que también llegó tarde porque estaba de fiesta. Luego Rivaldo, que llevaba un mes sin hacer declaraciones, se descolgó rechazando el amistoso Cataluña-Brasil, que gestiona la Federación Catalana para el 26 de marzo, porque la selección catalana no es oficial. Las palabras del brasileño provocaron las críticas de los partidos de izquierda en el Parlamento catalán (PSC, ERC e IC) y de las Joventuts Nacionalistes de Convergència (CDC), que reprocharon falta de sensibilidad al jugador mejor pagado del Barça, afincado en Cataluña desde 1997.

'No estoy de acuerdo con jugar ese partido', respondió el zurdo tras el entrenamiento y dejó estupefacto a más de uno al obviar que en las pasadas navidades se congregaron 60.000 aficionados en el Camp Nou para presenciar el encuentro Cataluña-Chile (1-0). 'Con todo el respeto para Cataluña, Brasil tendría que jugar con la selección española. Ese partido supondría mucha presión para Brasil', dijo el delantero, que debió recordar las feroces críticas que recibió Argentina cuando perdió ante el Espanyol en el partido del centenario. 'Cataluña no es una selección oficial de la FIFA. Es como jugar contra el País Vasco o Galicia. Tampoco estoy de acuerdo cuando Brasil juega contra un club. Supone más presión. Vivimos un momento complicado y hemos pasado momentos difíciles en las eliminatorias previas'.

Las palabras de Rivaldo provocaron una cascada de reacciones políticas. Joaquim Nadal, portavoz del PSC, pidió a Rivaldo una profesionalidad 'proporcional a lo que cobra'; Joan Ridau, de Esquerra Republicana (ERC), le reprochó que con los años que lleva en Barcelona 'podría adaptarse y ser más sensible a este asunto', y Joan Herrera, de Iniciativa per Catalunya (IC), lamentó la 'desconexión de un señor que cobra tanto' con el sentimiento general de la afición del Barça y del pueblo de Cataluña'. Y el presidente de la Federación Catalana, Jaume Roures, ironizó diciendo que quizá Rivaldo teme jugar ante Cataluña.

El presidente del Barça, Joan Gaspart, se puso en contacto por la tarde con Rivaldo, según la página web del club, para recordarle los esfuerzos que se están realizando desde distintas instancias deportivas para conseguir el reconocimiento oficial de la selección catalana. La web del Barça quiso dar por zanjada la polémica y Rivaldo, por primera vez desde el 2 de diciembre, incluyó una declaración en su página oficial. 'En ningún momento he querido ofender a Cataluña. Sólo quiero repetir que para los jugadores brasileños es mucha presión jugar ante una selección no oficial'. Horas antes, Rivaldo había dicho que vive uno de sus mejores momentos en el club y que le queda 'un año y medio de contrato en el Barça'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 2002