Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patxi López se perfila como el aspirante con más apoyos para sustituir a Redondo en el PSE

La Ejecutiva Federal quiere un desmarque respecto a Mayor y facilitar la gobernabilidad al PNV

La Ejecutiva Federal del PSOE, que dirige José Luis Rodríguez Zapatero, quiere aprovechar la oportunidad del congreso extraordinario que celebrará el PSE en primavera tras la dimisión de su líder, Nicolás Redondo, para cambiar de imagen y de estrategia en el País Vasco. El equipo de Zapatero cree que Patxi López, secretario general de los socialistas vizcaínos, es quien reúne hoy más apoyos para sustituir a Redondo al frente del PSE. El respaldo a López se ha visto reforzado, según dirigentes socialistas, tras la 'injerencia' del líder vasco del PP, Jaime Mayor, en cuestiones internas del PSE.

La figura de Patxi López para relevar a Nicolás Redondo gana adeptos entre miembros de la Ejecutiva del PSOE. En el entorno de José Luis Rodríguez Zapatero se asegura con firmeza que se ha prestado todo el apoyo posible a Redondo durante su etapa al frente del PSE y que no le han presionado para forzar su retirada, pero tampoco quieren dejar pasar la oportunidad del congreso extraordinario para emprender un nuevo camino en Euskadi. Hace mucho tiempo que varios miembros de la Ejecutiva sostenían en privado la necesidad de ese giro. Sobre todo porque no podían soportar por más tiempo la sensación de seguidismo y de muleta que daba en muchas ocasiones el PSE respecto de las tesis de Jaime Mayor Oreja. El PSOE quiere superar esa etapa, sobre todo tras los resultados electorales del pasado 13 de mayo.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Jesús Caldera, fue ayer enérgico en ese sentido. Caldera arremetió contra el líder del PP en el País Vasco por las declaraciones en las que ofrecía puertas abiertas en su partido a todos los progresistas cercanos al PSE defraudados por la dimisión de Redondo. Caldera consideró que esa intromisión de Mayor le 'descubría' sus verdaderas intenciones de estos años y 'descalificaba cualquier posible confianza en él de cara al futuro'. Caldera ratificó la validez y vigencia del Pacto Antiterrorista -nacido a iniciativa de Zapatero-, pero precisó que ese acuerdo 'se hizo contra el terrorismo y no para promover a Mayor Oreja para lehendakari'.

El número dos del PSOE, que compareció ayer en Madrid para realizar un balance muy negativo 'del año más intolerante' de los Gobiernos de José María Aznar, explicó luego que el PSE que salga del nuevo congreso tiene que dejar constancia de que dispone de un proyecto diferente del que representan Mayor y el PP. Caldera descartó cualquier posibilidad de que ese PSE pueda acabar pactando con el PNV una hipotética entrada en el Gobierno vasco, pero sí abogó por reconstruir con esa formación unas relaciones de confianza en el marco institucional, para permitirle en algunos asuntos clave la gobernabilidad de Euskadi y que de ese modo no tenga que recurrir a Batasuna.

La Ejecutiva del PSOE considera que Redondo cometió un error al forzar a su grupo parlamentario a no acudir al pleno del Parlamento vasco en cuatro ocasiones para evitar la tramitación de los Presupuestos autonómicos. La dirección del PSOE entiende que el PSE debía haber expresado su rechazo a los métodos emprendidos por el PNV para imponer sus Presupuestos asistiendo al pleno sin votar. En el PSOE mantienen que la alternativa drástica de marcharse del Parlamento, al igual que el PP, facilitó a Batasuna recuperar un papel político perdido en los últimos meses. El PSOE ha hecho llegar esta opinión a Redondo.

El equipo de Zapatero, en cualquier caso, quiere mantener a Redondo en su Ejecutiva y que ejerza su influencia en la política nacional. La dirección del PSOE descarta que la eurodiputada Rosa Díez tenga posibilidad de aglutinar un respaldo representativo de delegados en el congreso para optar a ser la nueva secretaria general. Esa opción sólo se la conceden, de momento, al vizcaíno Patxi López, aunque no descartan otras opciones. Dirigentes del PSOE calculan que López puede alcanzar un apoyo muy importante de los compromisarios, sobre todo tras la 'gravísima descortesía de Mayor Oreja'. Redondo sumó en el último congreso el 58% de los votos.

Fuentes cercanas a Ramón Jáuregui, presidente de la gestora del PSE, lamentaron ayer que se haya empezado a discutir sobre nombres para ocupar cargos antes de poner de acuerdo sobre las ideas a los diferentes sectores del partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de enero de 2002