India insta a Pakistán a luchar contra los extremistas para evitar una guerra

La tensión entre India y Pakistán siguió aumentando durante todo el día de ayer entre cruces de amenazas y movimientos de tropas en la frontera común. Los gobiernos de ambos países expresaron su preocupación por el desarrollo de los acontecimientos pero a la vez no descartaron un conflicto bélico.

En la Cachemira india, cuatro civiles fueron asesinados por extremistas musulmanes según declaró la policía, que explicó que un grupo atacó la aldea de Kanthol, en el distrito de Rayuri, y mató a los miembros de una familia hindú, entre ellos una mujer. Los cuatro fallecidos vienen a sumarse a las 35.000 personas que han muerto desde el inicio de la insurrección musulmana en la Cachemira india en 1989.

Más información
India completa el despliegue de sus tropas a lo largo de la frontera con Pakistán
La mujer de un diplomático de EE UU y su hija mueren en dos explosiones en Islamabad
Tres militantes islámicos disfrazados de soldados matan a 30 personas en India
India expulsa al embajador de Pakistán en represalia por el atentado en Cachemira
Powell considera "muy peligrosa" la tensión entre India y Pakistán

El Gobierno de India aseguró que su auténtico interés es combatir al terrorismo y no a Pakistán, según aseguró el ministro indio de Interior, L.K. Advani, quien lanzó un llamamiento a Islamabad para que actúe rápidamente contra los extremistas que operan desde su territorio y así evitar una guerra. 'Nuestro verdadero combate no es contra Pakistán, sino contra el terrorismo y los que lo apoyan', dijo a la televisión. Mientras India continúa su despliegue militar en la frontera con su rival nuclear, Advani se mostró pesimista y dijo que teme que el conflicto vaya más allá de las sanciones diplomáticas y degenere en lucha armada dependiendo de las medidas que adopte Pakistán.

Reunión de Musharraf

Como réplica, el presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, afirmó que su país quiere resolver la crisis con India, pero que está preparado para responder con fuerza a cualquier ataque. 'Toda persona en su sano juicio rechazaría la opción militar. Espero que no lleguemos a ese extremo', declaró el general Musharraf a la prensa, poco después de haberse reunido con los dirigentes políticos del país. 'Sin embargo, Pakistán ha adoptado todas las medidas para responder si es necesario. Si se le impone una guerra, Pakistán, sus fuerzas armadas y sus 140 millones de habitantes, están preparados para hacer frente a todas las consecuencias', añadió el mandatario paquistaní.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Desde Londres, el primer ministro británico, Tony Blair, ha pedido a India y Pakistán que actúen con moderación ante la escalada de la tensión entre los dos países, según informó un portavoz de Downing Street. 'Saludamos el hecho de que Pakistán, muy rápidamente tras el ataque contra el Parlamento indio, tomara recientemente medidas contra los grupos terroristas que operan desde su territorio', señaló el Gobierno británico.

Por su parte, el nuevo régimen de Afganistán pidió ayer que las tensiones entre India y Pakistán se resuelvan 'por medios políticos' por el bien de la estabilidad en la región, según declaró el ministro afgano de Asuntos Exteriores, Abdulá Abdulá.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS