TRAGEDIA EN LEGANÉS

Cualquier lugar es válido

La primera dificultad con la que un grupo de rock madrileño se topa cuando comienza es la de encontrar un lugar adecuado para ensayar. Y eso dando por hecho que se dispone de un equipo mínimo de instrumentos (guitarra, bajo, batería) y su correspondiente amplificación eléctrica. La vida de muchos grupos comienza y termina ahí, mucho antes de haber podido demostrar si realmente valían o no para el mundo de la música.

Afortunadamente, Madrid ha mejorado notablemente en los últimos años en lo que a locales de ensayos se refiere, pero hay quien no puede sobrellevar el pago del alquiler mínimo que estos locales ofrecen a cambio de un pequeño cuarto insonorizado de no más de doce metros cuadrados. Para paliar la carencia recurren a lo que pueden o tienen más a mano. Y aquí, claro, se da de todo.

Más información

El grupo madrileño La Nevera, disuelto hace un par de años, se puso ese nombre porque ensayaba en un frío garaje del chalet que el padre de uno de sus miembros tenía en Majadahonda.

Pero se podían considerar unos afortunados, igual que Sobrinus, un interesante grupo de Móstoles en proceso de reconversión que eligió las traseras de la lavandería de la madre de uno de ellos para componer sus primeras canciones.

Hay locales para ensayo en alquiler en Madrid desde 25.000 pesetas al mes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción