Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA CONTRA EL TERRORISMO

El sospechoso de tratar de volar un avión comparece ante el juez

El Gobierno de Estados Unidos no sabe si se trata de un loco aislado

El sospechoso que intentó encender un artefacto explosivo en un avión compareció el lunes ante un juzgado de Bostón, acusado de un delito que le puede costar 20 años de cárcel. Richard Reid, cuya identidad no ha sido del todo confirmada, fue neutralizado por los pasajeros antes de hacer estallar su carga. El Gobierno de Estados Unidos no ha podido determinar si se trata de la acción de un loco solitario o parte de un compló más organizado.

Reid sólo compareció unos minutos lunes ante el tribunal, donde le leyeron los cargos. Se le acusa de asalto y de interferir las labores del personal de vuelo. Esto le puede costar una pena de 20 años y una multa de 250.000 dólares (46 millones de pesetas). El fiscal no descarta presentar nuevas acusaciones, cuando el sospechoso comparezca de nuevo ante el juez.

Un comunicado del Departamento de Justicia confirmó que 'análisis preliminares, realizados en el laboratorio del FBI en Washington, han encontrado dos artefactos explosivos caseros en las zapatillas de deporte de Reid'. En el tacón tenía dos agujeros y algo que parecía un alambre detonador. No se ha especificado el tipo de artefacto, pero la prensa cita fuentes oficiales y habla del C-4, un explosivo militar muy maleable y potente. Los expertos se dividen sobre el alcance de una posible explosión. Unos dicen que sólo habría matado a los vecinos de Reid. Otros afirman que habría provocado cuantiosos daños al aparato.

La identidad del sospechoso no se ha establecido con seguridad. Viajaba con un pasaporte británico, emitido hace unas semanas en Bruselas, con el nombre de Richard Colvin Reid. Las autoridades del Reino Unido han confirmado la autenticidad del documento, pero las francesas insisten en que se trata de un sujeto de Sri Lanka llamado Tariq Raja, que también responde al nombre de Abdel Rahim.

Los norteamericanos, en alerta máxima desde lo atentados y sobre todo en estos días festivos, han mostrado su preocupación por el incidente. El Washington Post aseguraba lunes, con cita a fuentes del Gobierno, que los investigadores consideran a Reid como un desequilibrado que actuó solo. No se descarta que pueda tener conexiones con algún grupo extremista e incluso con Al Qaeda.

Dos de las incógnitas que debe resolver la investigación es cómo Reid, con los explosivos disimulados en sus zapatillas, pudo eludir los controles de seguridad del aeropuerto parisino y cómo pudo embarcar en un vuelo en el que ya trató de subir el día anterior y fue rechazado por el personal de tierra por su 'apariencia sospechosa'.

Todo ocurrió el pasado sábado.Reid trató de encender una de sus zapatillas en un Boeing 767 de American Airlines, con 185 pasajeros y 12 miembros de la tripulación. El avión volaba hacia Miami y estaba a punto de entrar en el espacio aéreo de Estados Unidos. Una azafata olió algo sospechoso y pidió ayuda a los pasajeros, que, tras una violenta pelea, pudieron neutralizar al sospechoso y lo ataron al asiento.

Dos cazas F-15 escoltaron el avión hasta aterrizar en Boston, donde entregaron a Reid a las autoridades. Al ser detenido, Reid profirió amenazas en inglés y advirtió de futuros atentados.

El 11 de diciembre, las autoridades de Aviación Civil estadounidenses advirtieron a las líneas aéreas de que terroristas podían ocultar armas en sus zapatos. Ahora se han incrementado las medidas de seguridad en todos los aeropuertos del país. Muchos pasajeros han tenido que descalzarse en los controles antes de subir a los aviones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de diciembre de 2001