Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nicolás Redondo informó a Zapatero de su renuncia después de producirse

La ejecutiva nombra hoy a la gestora que conducirá al PSE a un congreso extraordinario

El secretario federal de organización del PSOE, José Blanco, nombrará en las próximas horas, en uso de sus facultades estatutarias, a la comisión gestora que se hará cargo del PSE-PSOE hasta que se celebre el congreso extraordinario que elegirá un nuevo secretario general y una Ejecutiva. El secretario general dimisionario, Nicolás Redondo Terreros, informó ayer de su decisión al líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, después de haberla materializado. A continuación envió una carta a Blanco. Nadie de la Ejecutiva Federal conocía las intenciones de Redondo.

En la Ejecutiva Federal sorprendió relativamente la dimisión de Nicolás Redondo porque se tenían sospechas de que la reunión de ayer podía terminar como acabó. Ahora bien, toda vez que Redondo llegó con la dimisión en la mano y que no dio lugar a discusión alguna y a saber, por tanto, si estaba o no en minoría, la Ejecutiva reconoció que no podía ocultarse el enfriamiento de la relación de Redondo con la cúpula del partido, a la que pertenece como secretario de Relaciones Institucionales. Sólo después de presentar su dimisión Redondo telefoneó al secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero.

'He hablado extensamente con el compañero Nicolás Redondo y no le he escuchado ningún comentario sobre el comportamiento de la dirección federal', comentó Zapatero en León, informa Marifé Moreno. El líder socialista aseguró que 'Redondo cuenta con todo el apyo del partido, como todos los dirigentes del partido'. Zapatero aseguró, no obstante, 'que la dirección que salga del próximo congreso será un bastión en defensa de las libertades, de los derechos humanos y de la Constitución'. El líder del PSOE expresó su confianza en que el congreso extraordinario del PSE sirva para desarrollar un debate político intenso sobre las vías de convivencia en el País Vasco, la defensa de la libertad y el fin de la violencia. Rodríguez Zapatero aseguró que la dirección federal, 'y todo el PSOE', apoya y apoyará con más intensidad que en cualquier otra parte a sus compañeros del País Vasco. 'Pero también a todos los demócratas del País Vasco', agregó Rodríguez Zapatero.

Según el relato de los hechos facilitado por fuentes de la cúpula del PSOE, tras la conversación con Zapatero, Nicolás Redondo Terreros se puso en contacto con el secretario federal de Organización, José Blanco. A éste le corresponde ahora nombrar una comisión gestora que conduzca al PSE-PSOE hasta un congreso extraordinario.

En esta segunda conversación, Redondo informó a Blanco que le enviaba una carta explicándole los motivos de la dimisión, en términos similiares a los expresados en la reunión en la que formalizó su decisión. Además, en su carta señala varios nombres como posibles integrantes de esa gestora: Rosa Díez, Victor García Hidalgo y Ana Urchueguía.

Reuniones en Madrid

La dirección del PSOE no quiso ayer comentar si va a tener o no en consideración esos nombres, aunque en todo caso ' no a los tres'. En primer lugar, lo que hará hoy José Blanco es reunirse, por separado, con 'el poder' de los socialistas vascos, tras la dimisión de Redondo y su Ejecutiva. Blanco ha convocado al presidente del PSE-PSOE, Txiki Benegas; a los secretarios generales de ese partido en Álava, Guipúzcoa y Vizcaya, Javier Rojo, Manuel Huertas y Patxi López, respectivamente, y al secretario de Organización saliente, Javier Cruz. Otro interlocutor será el portavoz del grupo socialista en la Cámara vasca, Rodolfo Ares. La intención de la Ejecutiva es mantener con ellos un intercambio de información para aplicar las 'mejores soluciones posibles'.

Nadie ocultaba ayer en la dirección federal que en los últimos tiempos las relaciones con Redondo se habían enfriado. Desde Madrid se atribuye al dirigente vasco distanciamiento, mientras que desde la perspectiva de Redondo es la Ejecutiva la que le ha fallado a él. Lo cierto es que la comunicación mutua ha ido limitándose paulatinamente desde las elecciones vascas del pasado mayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de diciembre de 2001