Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Becas

Mi hermano, el año pasado, inició sus estudios de medicina. Le fueron concedidas la exención de tasas de matriculación y 28.000 pesetas para libros.

Como somos familia numerosa y nuestra madre, viuda, cobra una pensión no contributiva, cumplimos holgadamente los parámetros económicos para solicitar también el componente de beca de ayuda compensatoria. Así, decidimos presentar recurso de reposición.

Hace unos días recibimos la notificación en que se denegaba nuestro recurso.

El motivo por el que se denegaba es por realizar trabajo remunerado. Si bien es cierto que trabajo unos días en verano y gano apenas 50.000 brutas en todo el año, resulta un argumento patético que dice muy poco del Ministerio de Educación

El señor director general de Cooperación Territorial y Alta Inspección, quien dicta la resolución, quizá viva ajeno a la realidad de la Universidad pública. Pero de lo que no hay duda es de que nunca estudió con beca, porque de lo contrario situaciones como éstas no se darían o simplemente renunciaría a su cargo por dignidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de diciembre de 2001