Martínez confirma el déficit municipal, pero niega que la situación sea crítica

La alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, confirmó ayer el déficit de 3.571 millones de pesetas que acumuló el Ayuntamiento de Cádiz en 2000, como ha alertado la intervención municipal en el informe sobre la liquidación del presupuesto municipal de ese año, pero negó que la situación sea crítica. Sin embargo, la regidora eludió pronunciarse sobre los otros tres factores negativos que recoge el dictamen técnico: los 13.000 millones de deuda; el bajo grado de ejecución presupuestaria en el capítulo de inversiones (sólo el 40%), y que se apruebe un 'nuevo, necesario y legalmente imprescindible' plan de saneamiento para 'absorber el remanente negativo de tesorería'.

Martínez esquivó las preguntas sobre estos aspectos y se remitió a las explicaciones del teniente alcalde de Hacienda, José Blas Fernández. Sin embargo, éste tampoco aclaró estos datos y se limitó, al igual que Martínez, a criticar al portavoz del PSOE, Juan Ortuño, al que acusaron de mezclar este informe de la intervención con el de la Cámara de Cuentas sobre los presupuestos de 1999.

El único dato que aportaron los dirigentes populares es que el déficit se redujo durante el año 2000 en 1.625 millones de pesetas, de 5.376 a 3.571 millones. La oposición eleva esta cifra a 6.500 millones al sumar los derechos pendientes de cobro de difícil o imposible recaudación.

La también presidenta del PP andaluz informó de que la comisión mixta de seguimiento del plan de saneamiento del Ayuntamiento. Esta comisión, integrada por el consistorio y por el Ministerio de Hacienda, ha ratificado el cumplimiento del plan de saneamiento, un requisito necesario para obtener, de nuevo, la ayuda de 800 millones de pesetas del Gobierno central a la ciudad de Cádiz en reconocimiento de su insularidad.

Estas explicaciones no convencieron a los grupos municipales de IU y del PA, que respaldaron el informe de la intervención municipal y se sumaron a las críticas del PSOE. El portavoz municipal de IU, Jesús Gargallo, denunció el 'incumplimiento sistemático' de los presupuestos por parte del PP, al que responsabilizó de 'empeorar a pasos agigantados' la deuda local.

En términos más críticos se pronunció el portavoz andalucista, Julio Braña, quien acusó a Martínez de cometer 'una estafa política' a los gaditanos. 'Donde tenía que ahorrar se ha gastado, y donde tenía que gastar se lo ha ahorrado. Ésa es una estafa porque ha gastado en el gasto corriente, donde tenía que haber ahorrado, y no se ha gastado el dinero en las inversiones que crean riqueza y empleo', dijo Braña, quien emplazó al PP a reducir 'drásticamente' los gastos corrientes, los sueldos de los concejales y los de protocolo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS