Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno exigirá medidas profilácticas para el 'piercing'

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud ultima la normativa que regulará el funcionamiento de los establecimientos no sanitarios en los que se realizan tatuajes o piercing, en los que será obligatorio el uso de guantes de tipo quirúrgico y de agujas y cuchillas desechables.

Las infracciones serán tipificadas como faltas leves, graves o muy graves y sancionadas con multas entre 500.000 y 100 millones de pesetas. El acuerdo del Consejo, que está a la espera de que las autonomías hagan sus últimas sugerencias, supone cumplir el mandato del Senado que pidió regular estas prácticas.

La sangre puede ser vehículo de transmisión de enfermedades como el virus del sida o de la hepatitis, con lo que existe un riesgo asociado a estos locales en los que se perfora la piel o las mucosas. En muchos casos estos establecimientos están regulados por disposiciones autonómicas, pero el Consejo Interterritorial ha acordado establecer unos requisitos técnicos comunes que garanticen una protección sanitaria equivalente en todo el territorio nacional.

Se exigirá que el tamaño y el emplazamiento de los locales faciliten su limpieza y dispongan de espacio, iluminación y ventilación suficiente. Junto a estas precauciones para evitar el contagio de enfermedades por la sangre, en el caso del piercing el proyecto de normativa establece que las joyas sean de acero inoxidable, oro de 14-16 quilates o titanio con el fin de reducir el riesgo de infección o reacciones alérgicas.

Según este proyecto de normativa, los ayuntamientos se harán cargo del control sanitario de los centros y de la inspección del cumplimiento de todas las medidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 2001